Ganadería: Aceite de un árbol permitiría combatir las garrapatas

0
0

arbolUn grupo de investigadores de los Departamentos de Ingeniería Química y de Industria y Gestión Ambiental, de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral, viene trabajando en un proyecto para controlar la garrapata con una aceite logrado a partir del árbol aguaribay. Anteriormente, equipos de la misma entidad habían elaborado productos naturales para el control de Varroa, un parásito de las abejas y para la “Mosca de los Cuernos”.

Los aceites están formados por una mezcla de componentes volátiles, que se obtienen a partir de un vegetal, que les confieren aroma, sabor y color característicos, según explicó María Silvia Guala, quien forma parte del equipo. “Se obtienen habitualmente por extracción con vapor de agua o solventes y también mediante operaciones mecánicas, según cuál sea su origen. En este caso, se utilizó aceite de aguaribay, que es un árbol autóctono de la región del Litoral”, destacó.

Matías Lapissonde, otro de los investigadores, expresó que en el ganado bovino existen dos grandes grupos de parásitos: los endo y los ectoparásitos. “El primer grupo, desarrolla su vida o parte de ella dentro del animal. Ejemplos comunes son los gusanos del cuajo, los del intestino, los vermes pulmonares. Los ectoparásitos viven fuera del animal, sobre su piel. Son ejemplos los piojos, las moscas de los cuernos, las garrapatas y la sarna, entre otros”, diferenció.

Gustavo Pérez, quien dirige el equipo interdisciplinario que integran los mencionados Guala y Lapissonde, más Hugo Flores, Lorena Barducco, Heriberto Elder y José Bértoli, manifestó que habitualmente se usan productos químicos sintéticos externos, por medio de la aplicación en el lomo del animal o inyectables para controlar o combatir  los parásitos. “El uso de productos sintéticos ha generado una serie de inconvenientes. Podemos mencionar la contaminación del ambiente, problemas en la salud de las personas que los aplican y generación de poblaciones de parásitos resistentes debido a su uso reiterado. Es por ello que aparece la necesidad de implementar nuevas estrategias por medio de otros productos que no dejen residuos o que sean autodegradables”.

En este sentido, una de las soluciones parece ser el aceite esencial que estudian en la UNL. La base del tratamiento es aplicarlo en forma externa, ya sea por baño o por aspersión, “para que el parásito, en este caso la garrapata, tome contacto con él y que así se produzca el efecto deseado, que puede ser la muerte o la repelencia”.

Por su parte, Heriberto Elder expresó que el aceite de aguaribay es un producto innovador en este tipo de tratamientos en medicina veterinaria, ya que es totalmente ecológico y no produce contaminación ambiental. “No hay en el mercado productos de estas características. La aplicación sobre los animales durante el período de mayor actividad de los ácaros debe ser semanal, ya que, al igual que los sintéticos, la lluvia o rocío los diluye rápidamente”, aclaró. Además, comentó que los aceites esenciales se pueden producir en nuestra región con muy buenas perspectivas, ya que las especies vegetales son nativas del Litoral y se dispone de las tecnologías necesarias para su obtención.

“Respecto de la provisión de material vegetal, hoy se dispone de viveros que producen esta especie. Lo único que faltaría es el desarrollo de cultivos a escala industrial para garantizar el abastecimiento en calidad y cantidad de la materia prima, frutos, hojas y tallos. Es una producción que demandaría mano de obra y un fuerte impacto socio económico”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here