Cómo prevenirse de resfríos, anginas, catarros y otros “males” del invierno

0
5

resfriosAl llegar el invierno, los virus proliferan y suelen aparecer anginas, bronquitis, gripes, resfríos, entre otros males típicos de esta época del año. Al igual que la fiebre o el dolor, la tos, es una forma que tiene el cuerpo de reaccionar, por lo que es aconsejable, “atenderla, interpretarla y curarla”. Se trata de una expiración ruidosa, explosiva e incontrolable que suele seguir a un episodio de irritación de la mucosa respiratoria, ya sea por la inflamación causada por un alérgeno (sustancia que puede provocar una reacción alérgica) o por un virus o bacteria que, a lo largo del “árbol respiratorio”, provocó reacciones de defensa en cadena.

Los resfríos producen estornudos y secreción nasal, que se contagian por estar en espacios con partículas infectadas que quedan flotando en el aire que respiramos. No tienen un tratamiento específico efectivo y no hay vacuna para prevenirlos. La gripe sí es causada por virus específicos, que suele confundirse con los resfriados, pero tiene otros síntomas, como el dolor de cabeza, decaimiento, afección muscular y fiebre alta y se contagia por estar cerca de personas enfermas.

También en estos gélidos meses, aparecen muchos casos de sinusitis, que pueden ser virales o bacterianos y que se caracterizan por generar secreción, dolor de cabeza, a veces fiebre, pero en general con buen estado de ánimo y sin decaimiento. Se contagia por las mismas secreciones.

El Dr. Jorge González, médico preventólogo del Sanatorio Adventista del Plata, en diálogo con el programa “Crespo en vivo”, que Valeria Torresin conduce por Canal 2 CVC, comentó que “las enfermedades estacionales, tienen mucho que ver con lo que implica el clima precisamente. Hay casos virósicos que afectan el sistema respiratorio, con cuadros congestivos de irritación en laringe, con tos y cuadros simil-gripales. Tienen la característica de que se extienden en su duración. Pueden ser no tan trascendentes cuando la persona que las adquiere está cursando de buena salud, pero si es alguien que sufre de diabetes, de alguna insuficiencia cardíaca o de hipertensión, puede ser complicada su evolución. Cuando la enfermedad se ha instalado, es decir que no han funcionando los aspectos preventivos, es fundamental el diagnóstico precoz. Si se concurre tempranamente a la consulta y se pueden aplicar las medidas de manera rápida, el paciente siempre tendrá un mejor resultado en el tratamiento. Si uno está con esta afectación, que generalmente es viral, debe dejar de concurrir a los lugares donde hay mucha gente, como pueden ser los colegios, hasta el mismo trabajo, donde la posibilidad de contagio es real. Por más que sea tos y molestia con fiebre, el organismo necesita un tiempo de recuperación. Si uno transgrede este tipo de situaciones, el problema se prolongará, se complicará y se contagiará a otros. Yo puedo hacer correctamente los diagnósticos, pero que le vaya bien al paciente depende de lo que él haga con las indicaciones que uno le da”.

Ante el riesgo de contraer estas enfermedades, se recomienda lavarse las manos con frecuencia, lo que detiene la propagación de los gérmenes. Tener una alimentación saludable, hacer ejercicio físico y dormir lo suficiente también desempeñan un rol en la prevención de los resfriados y gripe, debido a que ayudan a estimular el sistema inmunitario. González (46 años en la profesión, con especialidades en terapia intensiva y en preventología, docente universitario y dictó cursos en distintas partes del país) dijo que “a mis pacientes les aconsejo mucho la moderación en el trabajo y que tengan un orden y una planificación adecuada. Uno debe entender lo que Dios nos pide. Hay personas que están condicionadas, por los errores que cometieron en el estilo de vida que llevaron, como también están aquellos que han entendido que la salud es un don concedido y que la responsabilidad de cada uno es saberla administrar correctamente”.