Rosario del Tala: Destacan el proceso de externación de los pacientes de salud mental

0
5

descarga (3)El director del Hospital “Dr. Luis A. Ellerman”, Pablo Solz, habló con El Observador sobre el presente de la institución y las transformaciones que se fueron produciendo. Destacó la importancia de la externación de los pacientes y avizoró que hacia 2020 los hospitales psiquiátricos brindarán una atención como cualquier otro nosocomio.

Al hacer un repaso por los inicios de la institución, recordó: “En primer lugar fuimos un hospital psiquiátrico, el primero en la provincia, allá por 1937, con un sistema casi antihumano. La familia traía a los enfermos mentales y en muchos casos prácticamente se desentendía de ellos, pero afortunadamente el nosocomio sufrió muchas transformaciones, para adecuarse cada vez más a la realidad que este tipo de problemas demandan. Durante muchos años no hubo psiquiatra, hasta que llegó el Dr. Ellerman en los años ’70 y provocó un cambio, por eso el hospital lleva su nombre. Se empezó a aplicar la medicación adecuada y se abrieron las puertas, volteando alambrados y rompiendo rejas. Otro cambio importante en la política de salud mental se dio a partir de la sanción de la Ley 26.657 en 2013, la cual estamos cumpliendo estrictamente porque está hecha para darle más derechos al paciente; nadie puede ser internado porque sí, sino que tiene que ser evaluado y luego se determinan los pasos a seguir. Actualmente la internación es el último recurso que se utiliza y generalmente luego de unos 15 o 20 días las personas son reintegradas al ámbito social. Hay que seguir trabajando firmemente en la ‘desmanicomialización’ y el objetivo es que en el 2020 ya no haya un solo hospital psiquiátrico en el país, por eso nosotros vamos a pasar a ser un centro asistencial más, especializado en salud mental, pero donde cualquier ciudadano pueda tratarse independientemente de la patología que padezca”, contó el Dr. Solz.

Respecto a cómo se da la reinserción social y laboral del paciente, el director explicó que “ya hemos externado 10 casos y ninguno volvió, lo cual habla del éxito del sistema. Para lograr eso también es importante el rol de los equipos móviles de la Dirección Nacional de Salud Mental, porque en Entre Ríos hay solamente cuatro hospitales de nuestras características y con este sistema se logra un control y asistencia en el mismo lugar de origen del paciente, lo cual evita traslados y todo lo que eso implica. En el caso de Rosario del Tala, tenemos el orgullo de ser los únicos en la provincia en contar con dos casas de medio camino, que es un lugar intermedio entre la internación y la externación, porque antes de ser dados de alta completamente, muchos pasan por dichos hogares para aprender diferentes cosas que hacen a la vida cotidiana, como puede ser cocinar e higienizarse y adaptarse a la vida social. Para la externación también es necesario conocer el lugar donde van a vivir y tener contacto con la familia, es todo un proceso que está dando buenos resultados”, destacó el galeno.

Respecto a los materiales de trabajo con que cuentan y a las necesidades, el Dr. Pablo Solz indicó que “el edificio es muy antiguo, por lo que se efectuaron reformas, como el recambio de techo en lugares donde se llovía. En cuanto a unidades de traslado, contamos con una ambulancia usada, pero en realidad necesitaríamos otro vehículo, como una especie de combi para trasladar a pacientes hacia distintos lugares de la provincia, para que puedan visitar a sus familiares”, reconoció.

Sobre otras actividades que desarrollan desde el nosocomio y en conjunto con otros organismos, informó que “tenemos un Taller de Radio junto a los otros hospitales de la provincia por lo que solemos trabajar en Paraná. Hay un sector de terapia ocupacional con profesores de Música, Educación Física y Plástica; tenemos un servicio de Psicología diariamente; Psiquiatría; Neurología, con un equipo de electroencefalograma que es el único gratuito en la zona centro de Entre Ríos; un kinesiólogo, podóloga, dos odontólogos, un abogado, una nutricionista, dos médicos clínicos, por lo que estamos en condiciones de afirmar que hay un equipo completo. A eso se suma una huerta que abastece de verduras frescas y sin elementos contaminantes a la cocina y otro sector que provee de unas 130 docenas de huevos por mes. Esas actividades se hacen en conjunto entre pacientes y personas a cargo”, explicó.

El funcionario también remarcó el trabajo en red que se realiza, en este caso “estamos en contacto con otros efectores de salud y con la Justicia, aunque tenemos nuestras dificultades, nada es fácil, pero vamos por el buen camino. Lo importante es trabajar juntos y tratar los casos en forma prematura porque cuando se agudiza una patología todo en más complicado. La familia es otra pieza fundamental porque tiene la obligación de apoyar y apuntalar, de controlar que tome la medicación adecuada y tratar que el paciente asista a los controles”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here