P. Campaña: Árbitro agredido en Sauce de Luna-Alcaraz

0
3

KODAK Digital Still CameraEl octavo capítulo del Torneo Oficial 2015, de la Liga de Fútbol de Paraná Campaña, quedó teñido por los incidentes ocurridos en el cotejo entre Atlético Sauce de Luna y Unión FBC de Alcaraz. El partido disputado el domingo culminó 1 a 1. Terminado el juego fue agredido el juez Matías Pereyra. Durante y después del partido también se produjeron algunos encontronazos entre los futbolistas. La planilla culminó con cinco expulsiones: Fernando Moyano y Nahuel Soto (SL); Octavio Racig, Franco Pérez y Juan Santinoni (UA). 
EL JUEZ. Matías Pereyra hace una década que se desempeña en el arbitraje. Además trabaja en una distribuidora en Santa Fe. El juez dio su visión del problema: “Estoy triste porque es la primera vez que me pasa algo así en una cancha. Javier Racig, ayudante de campo en Unión FBC de Alcaraz, estaba en un estado de alteración e insultó a jugadores rivales y también a mí, por eso decidí expulsarlo a los 11 minutos del primer tiempo. Una vez finalizado el partido se originó un problema entre los jugadores, con algunos entredichos. Y Javier Racig, que estaba afuera, ingresó por un lugar, vino de atrás, me insultó y cuando me doy vuelta me dio un golpe de puño en la cara”, narró Pereyra a EL DIARIO. Luego acotó: “Después el entrenador, Claudio Racig, fue al vestuario y me pidió disculpas por lo ocurrido. También fue importante el rápido accionar de la policía. Luego radiqué la denuncia en la comisaría de Sauce de Luna, donde me examinó el médico policial. Producto del golpe se generó un hematoma en el rostro y estuve con bastantes dolores de cabeza. Además, el lunes (por ayer) no pude asistir a trabajar”. 
ACLARACIÓN. Claudio Racig, director técnico de Unión FBC de Alcaraz y hermano de Claudio, relató su versión de lo ocurrido. “Quiero aclarar que yo no estuve involucrado en el hecho. Me siento mal emocionalmente, tengo bronca y vergüenza, porque uno trata de mantener una imagen y figuré como agresor cuando en realidad no lo fui. En nuestro club siempre tratamos de evitar los problemas y de atender bien a la gente. La idea es brindar un buen espectáculo futbolístico. Por eso por ahí uno no entiende algunos fallos de los árbitros, más allá de que no quiero echarle la culpa de lo ocurrido”. 
El conductor del plantel Celeste añadió: “Cuando terminó el partido yo me acerqué a dialogar con el árbitro, en términos normales, como lo hicimos durante todo el partido donde siempre le pedí que cobre tranquilo, que lo íbamos a ayudar, que no se deje llevar por la gente y que no permita que dos jugadores experimentados del rival como Jorge Martínez y Santinoni le manejen el partido. En un incidente nos expulsó dos jugadores, de los cuales uno no tuvo participación en el problema. Después, en el final, mi hermano viene y lo agrede verbalmente. El golpe no lo veo porque en ese momento yo me había puesto a sacar a los jugadores que se acercaban a reclamar. También quiero decir que hubo un mal accionar de la policía porque permitió el ingreso de gente, tanto local como visitante. Incluso algunos policías nos agredieron verbalmente, lo cual generó que mis jugadores intenten reaccionar aunque por suerte pudimos calmarlos”.

El Diario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here