Bovril: “La idea es construir y continuar las obras que se comenzaron”, dijo el Padre Bravo

0
1

1469-BOVRIL-PARROQUIA-SAN-MIGUELEl presbítero Gustavo Marcelo Bravo hace tres meses que llegó a la Parroquia San Miguel de Bovril, proveniente de María Grande y dialogó con El Observador, sobre la actualidad de la institución, su forma de trabajo con la comunidad y la participación de la feligresía.

En primer término valoró que “en la comunidad de Bovril me recibieron muy bien, encontré una buena organización y ganas de participar de las actividades. Además, en lo edilicio están todas las instalaciones en buenas condiciones, tanto la casa parroquial como el templo y es importante que sea un lugar agradable”, expresó y añadió: “La Comisión Pro-templo hace una tarea significativa para que todo esté en condiciones, por eso estamos agradecidos a sus integrantes”.

Respecto a la labor que buscará llevar adelante en la comunidad, Bravo comentó que “cuando vamos a una parroquia no tenemos el objetivo de cambiar todo lo que se venía haciendo, sino al contrario, la idea es construir y continuar las obras que se comenzaron. Hay que trabajar junto a la gente, las escuelas, el hospital y todas las instituciones. Si bien no es fácil porque estoy solo, próximamente llegará uno de los jóvenes que se ordenó, por lo que mejoraremos notablemente la atención pastoral en la ciudad y la campaña aledaña”. Recordemos que además de la Parroquia San Miguel y una capilla, se brindan misas una vez al mes en Carrasco, Sir Leonard, Alcaraz y una escuela de Antequeda.

Al ser consultado sobre la participación de los fieles, teniendo en cuenta que en algunos ámbitos se habla de una notable merma en la concurrencia  a las misas, el Padre Bravo afirmó: “No sé cómo habrá sido antes de que llegue a la ciudad, pero veo que la cantidad de personas que se acercan es buena. Por ahí entre semana a la gente le cuesta más hacerse el tiempo, pero igual participa un número considerado. En las ciudades más grandes sí hay menor compromiso con las actividades”.

La violencia, los consumos problemáticos de diferentes tipos de drogas son temas que por estos tiempos suelen nombrarse cada vez más en diferentes ámbitos académicos, mediáticos y también en instituciones como la Escuela y la Iglesia. Al respecto, el sacerdote reconoció que “es poco lo que podemos hacer desde nuestro lugar porque debe ser un trabajo en conjunto entre todas las instituciones, donde la parte gubernamental tiene quizás la mayor responsabilidad, pero también la familia, los medios de comunicación es un problema global y todos tenemos alguna implicancia. Somos conscientes que las adicciones son una problemática compleja y que va en incremento, antes estas ciudades pequeñas estaban más preservadas pero en la actualidad ya no hay fronteras”, analizó.

Finalmente aprovechó la comunicación telefónica con esta Hoja para agradecer “porque en este tiempo que estoy hemos trabajado en muchas cosas y es una comunidad que participa, que está atenta a las necesidades  y quiero animarlos a que sigan buscando siempre a Dios, que puedan acercarse a él sin miedo, porque de esa manera se puede afrontar cualquier dificultad”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here