Bomberos Voluntarios de Crespo proyectan recambiar una de sus autobombas

0
2

bomberos 2 [1600x1200]Esta semana, visitaron el “Centro Radial, Televisivo y Periodístico de Entre Ríos”, el presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Crespo, Raúl Ramírez y el jefe del cuerpo activo, Pablo Schwindt, quienes en diálogo con el Cont. Fernando Huck, director de El Observador, hablaron sobre el presente de la entidad y los proyectos en los que vienen trabajando. “Las personas que han estado en diferentes comisiones directivas, han sido honestos y que con mucho trabajo y humildad, lograron hacer crecer a esta institución” dijo Ramírez en el inicio de la charla. “Los pioneros querían tener un cuartel como el que tenemos, que es un orgullo para Crespo, por las instalaciones con la que cuenta, por el poderío de camiones, camionetas y demás herramientas”.

Bomberos 1Schwindt, quien hace 22 años que es bombero, contó que “en estos momentos tenemos 7 unidades: 3 son autobombas, de las cuales una (un Ford 400), es de primera respuesta; 2 cisternas, de 10.000 y 13.000 litros respectivamente y 2 camionetas de transporte de personal y apoyo logístico”. Ramírez explicó que entre los proyectos está renovar una autobomba, lo que demandaría una inversión de $ 500.000. “Antes de tener en carpeta otros proyectos, queremos abocarnos a ese importante desafío. Recuerdo que las que tenemos en la actualidad, se compraron cuando industriales de Crespo se unieron y conseguimos una cierta cantidad de dinero para que eso fuera posible. Hoy estamos pensando en visitar a todos los empresarios de la ciudad para que nos den nuevamente una mano y podamos cumplir con este ansiado proyecto”.

Sobre la cantidad de intervenciones que tienen, Schwindt expresó que “eso depende de la época del año, de las condiciones del tiempo, pero generalmente, son unas 4 a 5 salidas por mes de promedio. En estos 27 años de la institución, lo más grande que nos tocó intervenir, fue a fines de 1993, cuando se cayó un avión en cercanías de Racedo. En cuanto a incendios, el más importante fue el que se registró en la empresa Cartocor (Parque Industrial de Paraná), donde tuvimos una semana entera trabajando. Hacíamos rotación de unidades, ya que se cumplió la tarea durante las 24 horas, sin parar. Otro hecho grave al que asistimos, fue un choque entre un colectivo y un camión en el cruce de las ‘4 Bocas’, donde murieron 5 personas. Nos marcó mucho, tuvimos que rescatar una chica que estaba atrapada entre los hierros. Y el año pasado, hubo un choque grave en Seguí, donde tuvimos que trabajar durante 2 horas para sacar a 2 menores de una camioneta que se había accidentado. No fue fácil estar con esos chicos que nos pedían a gritos que los saquemos. No cualquiera es bombero, hay que estar en esas situaciones” destacó.

– Para perfeccionarse en el rescate acuático, iniciaron un curso en la Asociación Deportiva y Cultural, ¿qué balance está dejando?

– (Schwindt) Estamos haciendo un curso sobre técnicas de natación, que nos está dejando un balance muy positivo. Les agradecemos a las autoridades del club, que nos abrieron las puertas para que se pueda desarrollar esta actividad, que la realizamos 2 veces por semana, los martes y jueves, de 21.30 a 22.30. Este curso nos demandará unos 3 meses, para después trabajar en lo que es rescate acuático…

– ¿Hay interés en ser bombero voluntario en Crespo?

– (Schwindt) En este momento contamos con 22 bomberos… El miércoles 3 de junio comenzamos con un curso de formación, en el que están participando 18 nuevos aspirantes. Es un número muy bueno para lo que es la ciudad y si se llegaran a incorporar esa cantidad, sería un paso muy importante para la institución. La exigencia es que deben ser mayores de 18 años y menores de 45. Hubo gente de más edad que se quiso anotar, pero no nos permite la ley registrarlos. Esto demuestra que en Crespo hay interés en participar…

– (Ramírez) Estas personas se suman porque sienten algo especial, de querer ayudar al prójimo. Si yo hubiese tenido dinero, haría una buena colaboración económica con el cuartel y me quedo en mi casa y como no tengo dinero, ayudo físicamente. El bombero que pasó todas las instrucciones, los exámenes y pruebas, se hace fanático… Uno, cuando está en la actividad, no quiere perderse ningún incendio y si está enfermo, quiere salir igual, estar al lado de su compañero y colaborar. Lo primero para el bombero es salvar vidas, después bienes y hacemos cosas que por ahí lo tendrían que realizar otros organismos estatales. Si una persona nos llama porque su gatito se subió al árbol y no baja, ahí estamos colaborando; si llama una clínica, una escuela o el hospital que necesita agua, los bomberos van a llevarle ese elemento con sus unidades. Es muy amplio lo que realizamos…

– No es fácil mantener una institución como la de Crespo…

– (Ramírez) El gasto mensual que tiene la institución es de $ 60.000; tenemos dos cuarteleros y dos serenos, a lo que se suma el gasto de energía, teléfono, combustible, roturas de vehículos… Del aporte de cuotas de los socios, tenemos un ingreso de $ 7.000 aproximadamente, la municipalidad nos entrega $ 33.000 por bimestre y en cuanto a los subsidios nacionales, para este año esperamos uno de $ 270.000, que no podemos usarlo para sueldos de cuarteleros o serenos por ejemplo, sino para otras inversiones.