Joel Gassmann vivió un sueño en Concordia

0
0

Joel Gassmann volvió a escribir una rica página para el deporte de Crespo. Nunca un deportista había llegado tan alto en el automovilismo argentino y él lo logró. El fin de semana pasado se guardará para siempre en su retina, en la de él y en el baúl de toda su familia. En Concordia corrió su primera final en el TC Pista, categoría “reserva” del Turismo Carretera.

gassmannLos artículos dirán que en la jornada del sábado había clasificado 26° con un registro de 01:47.181 quedando a 1.995 de Nicolás González, el poleman. Mientras que en la primera serie, el piloto de Ford aceleró desde la séptima fila en el cajón número trece. Comenzó una tarea de menor a mayor donde avanzó con grandes maniobras y aprovechando las circunstancias de carrera, para recibir la bandera a cuadros en la novena posición.

“Sabiendo lo que es relativamente la categoría, ahora uno está más tranquilo. Cuando me bajaron la bandera a cuadros el domingo, en la vuelta siguiente, me distendí por haber hecho bien las cosas. Me emocioné y luego disfruté con el equipo y la familia”, comenta relajado Joel en el programa 147 Sport.

Es que el domingo tuvo una alta carga emotiva con su primera final. Partió desde la posición 18ª en una competencia dura, con reiterados ingresos del pace car y con mucho roce. Concentración máxima para no cometer ningún error. “Hubo tres pace car en un circuito trabado, propenso a los roces, lo cual dificultó la final y uno debía estar sumamente concentrado”, confirma. Tan pareja es la divisional que las marcas se dividieron las primeras ubicaciones. Esteban Gini fue el ganador con Torino, Cristian Di Scala fue segundo con Dodge, Marcelo Agrelo completó el podio con Ford; mientras que con su Chevrolet Juan José Ebarlín finalizó 4º para dejar conformes a todos.

El hombre de Crespo finalizó 15º, cumpliendo con lo imaginado. “El balance resultó muy positivo. Fuimos con la idea de terminar, de hacer nuestros primeros giros, de conocer la categoría, saber cómo es y salió un buen trabajo. Nos adaptamos bastante bien. Tuvimos una diferencia lógica con el puntero en cuanto a los tiempos de carrera por ser nuestro debut. Después, durante la carrera, giramos a un ritmo muy parecido a la punta. Es una categoría muy pareja, en la cual el que larga adelante hace diferencia al no tener grandes posibilidades de sobrepaso. Estamos contentos, sorteamos los diferentes obstáculos que aparecieron durante la final. Finalizar 15º en la primera fecha, hace que tenga un balance positivo”.

Fue a Concordia con la intención de experimentar una nueva vivencia dentro del ambiente fierrero. Fue a formar parte del circo mismo que genera la elite del automovilismo nacional. “Era lo que imaginaba de la categoría. Uno lo veía desde afuera y comprendía lo que era el marco del Turismo Carretera y del TC Pista, pero vivirlo es otra cosa. También quería disfrutar del fin de semana y de la experiencia. Lo disfruté a mi manera y pude vivir un gran fin de semana”.

La familia, el apoyo a través del afecto y del cariño. El sostén fundamental donde mantenerse para celebrar las victorias pero fundamental para afrontar las derrotas. “Tuvimos un respaldo gigante de la familia y de muchos amigos. Ya en la semana previa al debut, el aliento mediante las redes sociales fue algo inmenso, nunca había vivido algo así y eso me puso muy feliz. En el autódromo fue muy lindo porque la gente se sacaba fotos en el box, pedían autógrafos, la verdad que fue algo increíble”, rememora Joel con una cierta carga emocional.

Emociones que resultan intrusas en instantes donde uno debe estar calmo. Gassmann buscó manejar esa sensación. Estar mentalizado en un solo fin. “La concentración que teníamos antes de largar era increíble. Estuvimos parados durante 15’ en la grilla de partida por cuestiones televisivas y jamás se me fue la concentración. Estuvimos muy bien focalizados y eso luego se vio reflejado. Pensaba interiormente que lo estaba manejando, creía que estaba tranquilo, pero cuando terminó la carrera, me descargué, vi que estaba tensionado. Es normal. Se trataba del debut en una categoría con la que siempre soñé. Lo sobrellevamos de buena manera porque los nervios no nos afectaron durante la final”.

Están las imágenes en las que uno se ve reflejado. Aquel pibe que alentaba desde el otro lado del alambrado con su viejo, hoy está sobre el auto saludando a los hinchas. “Cuando terminé se me cruzaron muchísimas cosas por mi cabeza. Cuando das la vuelta de honor y ves chicos de 10 años como cuando yo saltaba del otro lado y quería estar dentro corriendo, es algo difícil de explicar. Verlos saludando, moviendo la bandera como cuando lo hacía yo, es increíble. Todo hizo que tuviera una fuerte emoción, que lo viviera muy fuerte con toda mi familia”, se sincera.

Joel sumó sus primera 21 unidades en su nueva categoría. Ubicándose quince en el campeonato. La próxima cita será el 5 de abril en el autódromo de Toay en la provincia de La Pampa. “El miércoles antes por la noche vamos a estar saliendo para esa provincia. Allí corrí con el Turismo Nacional en 2013. Es un circuito mucho más rápido que el de Concordia, posee rectas más largas y no resulta tan trabado. Nos sacamos los nervios del debut, ahora vamos a buscar mejorar lo hecho en la primera fecha. La meta es ir mejorando carrera a carrera”.

Todavía las imágenes recientes retumban en la cabeza pero el piloto entrerriano ya se puso en mente la próxima fecha. Siempre con el respaldo del Equipo del Gurí Omar Martínez, su gran ídolo desde muy chico. De eso no tiene dudas Joel y lo reconoce: “El Gurí siempre te tranquiliza o intenta hacerlo. Me ayudó bastante con la puesta a punto del auto y me dio algunos consejos para la parte conductiva respecto a algunos sectores del circuito. Siempre está y nos da una mano. Para mí es un orgullo tener a un ídolo al lado y que están pendiente de uno”.

Con serenidad apunta a la nueva cita de la temporada. “En Concordia el auto respondió muy bien. El motor se comportó bárbaro, creo que podríamos haber estado más adelante pero giramos tranquilo, con la meta en terminar sin cometer ningún error. En la final fue el momento donde mejor me sentí durante todo el fin de semana. Es la parte conductiva, cuando uno se saca la presión de los entrenamientos y de la clasificación. Depende más de uno mismo, de lo que puede llegar a hacer y demostrar dentro de la pista. Funcionó muy bien. Estamos contentos y con los pies en el piso para seguir creciendo dentro de esta nueva categoría”, comenta en la charla con el programa radial.

Reconoce que haber debutado en Concordia, en tierras entrerrianas, le da un plus. El piloto se siente más cómodo que salir a disputar una carrera en otra provincia. Además está abierta la posibilidad de contar con la presencia de los familiares y amigos. “Gracias a Dios no me jugó en contra, no resultó una presión para mí. Fue una experiencia hermosa. Esto es un premio al esfuerzo de todos, es un premio para quienes estuvieron acompañando los pasos que uno fue dando hasta aquí dentro del automovilismo. Personalmente voy a entregar todo para no quedar en deuda con quienes me ayudaron y me alentaron”, afirma con su habitual tono sereno pero seguro.

Se va Gassmann. Se va a dar otra vuelta en su Ford número 54. Se va a seguir viviendo un sueño. Ser parte de la máxima fiesta del automovilismo nacional. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here