Los riesgos de las redes sociales: ¿Cuáles son los límites entre lo público y lo privado?

0
3

redes socialesEl uso excesivo de internet puede generar adicciones en niños y jóvenes, pero lo más grave es que los acerca a personas inescrupulosas que pueden provocarle un gran daño. Los especialistas recomiendan que los chicos no tengan perfiles en redes sociales hasta los 14 años, pero eso hoy, parece una utopía. Y aunque a veces hay demasiado alarmismo, sobre los peligros a los que están expuestos, conviene educar a los menores para que hagan un uso correcto de estas herramientas y así aprovechar las ventajas que tienen.

Al respecto, el coordinador del Centro de Ayuda al Niño, Lic. Pablo Lillo, en diálogo con el programa “Mañana de Todos” (FM Libertad 98.3) expresó que el de las redes sociales, “es un fenómeno mundial, que comenzó hace 4 ó 5 años, primero en Estados Unidos y que después fue ganando adeptos en el resto de los países. No es ni bueno, ni malo, todo depende del uso que se le da. De 10.000.000 de usuarios que hay en el país, la mitad son menores de 18 años y de ese 50% (5.000.000 de jóvenes), el 90% tiene acceso a internet libre, a través de los teléfonos inteligentes o Tablet, es decir que muy poco de ese porcentaje, es observado o controlado por los padres, que desconocen las actividades que hacen sus hijos en las redes sociales. Muchas veces sucede que los chicos están hasta cualquier hora de la noche frente a una computadora o en un teléfono y descuidan a sus amigos, a la escuela, lo que conlleva a un fracaso escolar, que para algunos es algo leve, pero en realidad, es preocupante. Pero también hay otras consecuencias: si un joven filmó o sacó fotos de sus partes íntimas y perdió o le roban esa información, esos videos o fotos se pueden viralizar y tener problemas de tipo social, con sus grupos de pares, de compañeros y demás”. Lillo expresó que “lamentablemente, se perdió el límite que había antes entre lo privado y lo público. Hoy en día, se ve en la ‘tele’ como decapitan a alguien por ejemplo, no hay filtro y se pasa a cualquier hora del día” remarcó.

– ¿Hay una falla en la formación de los padres en relación al uso de estas tecnologías?

– Hay descuido y algunas veces, no saben llegar a ellos. Muchos padres dicen: “¿qué hago?”, “¿les corto internet?”, “¿les prohíbo los celulares?”. Me parece que esa, tampoco es una buena medida, porque prohibir hace que el joven tome revancha y lo haga con más fuerza, para hacer lo contrario. Es una etapa donde no busca identificarse con sus padres, sino que quiere destacarse, como que quiere demostrar que ya dejó de ser un niño. Para los padres, es fundamental el diálogo con sus hijos, deberían aprender a usar el celular, que puedan llegar a un acuerdo con él y si es menor, saber la contraseña por una cuestión de protección, porque a veces los padres no saben las fotos que suben porque no tienen Facebook o Twitter…

– ¿Hay una consecuencia a corto y largo plazo?

– Lo que nos preguntamos es cómo se están formando estos chicos, que hoy están gran parte de su tiempo y de su vida metidos en las redes sociales, para cuando les llegue la hora de que tengan la obligación de afrontar una carrera universitaria, de trabajar o de responsabilizarse de su familia… Hay que volver a lo que es la perseverancia, la lucha, el esfuerzo. No deben perderse esos valores.

– ¿Conviene comprarle un celular a un hijo de 11 ó 12 años?

– Todo dependerá de las actividades y la utilidad que quiera darle. Hoy hay chicos de 7 u 8 años que ya tienen celulares. Tiene que ver con la maduración del niño y de qué manera le enseño y cuando comprendan eso, podrán usar esta herramienta con responsabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here