Lic. Carrá: “Contemplamos la diversidad y estamos orgullosos del trabajo que hacemos”

0
1

1455-HERNANDARIAS-CEIT Nº 7El Centro Educativo Integral y Terapéutico Nº 7 de Hernandarias, hace 3 años lleva adelante actividades en la modalidad de educación especial, destinada a niños, adolescentes, jóvenes y adultos con discapacidades.

La profesional a cargo de este centro, la licenciada en Psicopedagogía, Carla Carrá, habló con El Observador para comentar detalles de esta propuesta: “El centro educativo funciona desde 2012 y el objetivo es garantizar la atención educativa integral de las personas con discapacidad, que han transitado algunos por la escuela común, pero se han agotado las estrategias y recursos. Tenemos talleres integrales, donde se contempla la alfabetización, también contamos con otros espacios de expresión como deportes y manualidades, los profesores que están a cargo los brindan desde la municipalidad porque el Consejo General de Educación, no ha creado otro cargo más que el mío, que es el  de maestra especial. Además, hay un auxiliar que me ayuda con las tareas de ordenanza o en la preparación de la merienda para los chicos. Actualmente están asistiendo 11 chicos, entre 8 y 15 años de edad. Algunos son de la localidad y otros, oriundos de zonas rurales”. En este sentido, la docente agregó que “más que nada la propuesta pedagógica es brindar a todos un aprendizaje que contribuya a la sociabilización de ellos a través del juego, del cuerpo, del lenguaje y tratar que tengan acceso a la alfabetización dentro de las posibilidades de cada persona. Hay niños con Síndrome de Down, con parálisis cerebral, con trastornos motores o con retraso madurativo. Contemplamos la diversidad y estamos orgullosos del trabajo que hacemos”.

Al ser consultada sobre cómo nació la institución, Carrá expresó: “El propulsor fue el municipio, porque la ciudad no tenía escuela especial. Igualmente es un formato de centro educativo terapéutico que está dentro de la modalidad de Educación Especial. Las autoridades de la comuna estaban interesadas en que nuestra comunidad pudiera tener una institución plena, para trabajar con las necesidades educativas especiales”. Por último, Carrá dejó una reflexión sobre cómo reacciona el entorno ante la discapacidad: “En principio es difícil aceptarla, los padres sueñan con el hijo ideal y cuando nacen con alguna discapacidad, es como un quiebre importante hasta que se van reorganizando. Yo siempre los convoco para que acompañen el desafío de trabajar por el bienestar de sus hijos. Al ser de la localidad uno se conoce y trata de ir paleando las dificultades. Uno tiene que ir avanzando de a poco, proponiendo, más allá de que lo instituido está muy firme. Con las escuelas comunes que tienen maestra orientadora integradora, también tenemos siempre comunicación y es nuestra responsabilidad desterrar el rótulo que hay en la escolaridad, el chico con discapacidad y el chico ‘normal’”.

En cuanto al aspecto edilicio, la licenciada explicó: “No tenemos edificio propio, pero el municipio nos brinda el espacio del Hogar San Cayetano. Contamos con un aula, donde tenemos juegos didácticos y la sala está equipada para trabajar con los chicos. El hacer, construir y recorrer con otros, es lo que contempla las potencialidades y genera que las personas estén valoradas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here