Armocida habló de los proyectos 2015 y del crecimiento industrial en E. Ríos

0
4

Armocida Ricardo [1600x1200]En la provincia en la actualidad, se encuentran registrados más de 1.850 establecimientos industriales, de los cuales más de 650 se incorporaron entre diciembre de 2007 e igual mes de 2014 y de ese total, el 80% se instaló en complejos fabriles. Para hablar de éste y otros temas, esta semana visitó el “Centro Radial, Televisivo y Periodístico de Entre Ríos”, con sede en Crespo, el director de Parques y Áreas Industriales de la provincia, Lic. Ricardo Armocida, quien dialogó con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador. Dicha nota además, será emitida el próximo jueves a partir de las 21.30, en el ciclo “Grandes Reportajes” que semanalmente se emite por Canal 6 ERTV.

Armocida explicó que “hasta marzo de 2012, no se había regularizado ningún Parque Industrial con respecto a la legislación vigente, porque no se había tomado la decisión política de llevarlo adelante. Desde abril de ese año, se empezó a trabajar fuertemente y se regularizó el 75% de los PI, que es un 25% más, sobre la media nacional, lo cual en el tiempo que hemos trabajado, es una cifra para destacar. El hecho de regularizar el parque, no es cumplir solamente con una norma, tiene que ver con la posibilidad de acceder a un programa nacional, que empieza con la inscripción en el RENPI, que da lugar a la posibilidad de solicitar al gobierno un aporte no reintegrable de hasta $ 3.000.000, lo cual genera un beneficio fundamental para las industrias radicadas o por radicarse”.

– ¿Cuántos parques y áreas industriales tiene la provincia?

– En total, hoy tenemos 22, de los cuales 8 son P. Industriales. Siempre destaco que no hay uno más importante que otro, sino que hay varios, con un sentido de territoriedad equilibrado. El de Gualeguaychú en cuanto a servicios, cantidad de mano de obra e industrias radicadas, es el más importante, pero el de Concordia, en los últimos años tuvo un gran crecimiento, al igual que el de Villaguay. También podemos mencionar al de Paraná, que es pionero y el de Crespo, que del centro al oeste, es el que más relevancia ha tenido en los últimos años, sin desmerecer lo que se hizo en Seguí, Viale, Urdinarrain y otras localidades… Hay algunos números para mencionar: de los 28.000 puestos de trabajo que genera la industria, el 35% se nuclea en esos lugares. Hasta el 2012, el desarrollo industrial fue de alguna manera invertebrado. Es decir, no se vinculó el desarrollo industrial con el espacio planificado para tal fin. De los más de 670 nuevos establecimientos industriales, el 80% fue precisamente a los parques y áreas industriales. La Ley de Promoción, promulgada en 2012 y puesta en marcha a fines de 2013, entre otras consideraciones establece que una empresa que quiera hacer una inversión, si la hace en cualquier radicación tiene 15 años de beneficios, pero es de 20, si lo realiza en un PI.

– ¿Qué le gustaría concretar en lo que resta de su mandato?

– Hay 2 cuestiones a trabajar: es indudable que la gestión de Sergio Urribarri se va a destacar por muchas cosas, pero la más importante, tiene que ver con plantear a la industria como una política para quedarse. El gobernador que lo suceda, no va a poner en tela de juicio lo que se hizo en materia industrial hasta aquí. El desafío que queda es pensar y abordar el desarrollo de los parques industriales en su fase cualitativa. Hemos llegado a una buena cantidad, pero en conjunto con los municipios y el sector privado, debemos dotarlos de más servicios, que lo necesitan, para que el industrial pueda seguir progresando y avanzando y que nuevos empresarios se sumen. En este sentido, estamos pensando en un borrador para que la ley sea sucedida por una de distritos industriales, donde se agregue la figura de las áreas logísticas y las zonas de radicación, promovidas para las pequeñas comunas, para que no arranquen pensando en el mega proyecto de tener un parque, sino con una zona determinada de desarrollo industrial. Y a medida que la misma vaya creciendo, en empresas radicadas y servicios, pueda ir escalando a ser área y luego PI. No sé si los tiempos políticos nos van a permitir concretar este año la ley, pero por lo menos lo dejaremos planteado como una necesidad. La otra cuestión que me gustaría avanzar, tiene que ver con que prontamente va a salir un decreto, respecto de la obligatoriedad del Registro de Industrias, para aplicación de “tasa 0” a Ingresos Brutos y el subsidio de consumo energético. Mi anhelo es que esto pase a ser una ley, para simplificar el derrotero burocrático que la empresa debe llevar adelante. Eso posibilitará no tener zonas grises de información, entonces uno desde el Estado, que está a cargo de la toma de decisiones, tiene la capacidad de ejecutar las acciones sin errores. Sería importante que las industrias se inscriban y nos permitan contar con la información necesaria sobre qué producen, con qué insumos, donde compran los mismos, para poder tener una política mucho más armoniosa. Como dato puedo completar que el 50% de los insumos que la industria entrerriana necesita, los compra afuera y el 50% de lo que produce, se va a otros lugares. Tenemos una brecha a trabajar, que tanto ese 50% que se adquiere afuera se podría sustituir internamente con proveedores locales y que tanto de eso que se vende afuera, se podría asimilar interiormente. Para lograrlo, necesitamos tener un flujo de información y un trabajo en conjunto entre el sector privado y el público. Es un tema que hay que trabajar y la gestión que venga le debería dar un énfasis mayor.

– ¿Qué resultados está dejando la Ley de Promoción Industrial de la provincia, con importantes beneficios económicos para las empresas?

– Los resultados son concretos y positivos. Al momento, tenemos 14 proyectos ya dictaminados, 10 de los mismos, generan en mano de obra, entre lo ya contratado y proyectado, más de 600 puestos de trabajo directo y en materia de inversión, más de $ 600.000.000 y una proyección de ventas, cuando se materialice la misma a 5 años, de casi $ 2.000.000.000. Como todo régimen, tiene algunas cuestiones a ajustar y demás; el trabajo que queda a mi juicio, es empezar a tentar a muchos actores que vienen de la faz agropecuaria, a dar el paso industrial y con esta ley, se le podría permitir entre otras cosas, a no dejar la actividad agropecuaria pero aquel productor de granos primarios, puede pensar en la molienda y en otras etapas industriales.

– ¿Cómo está Entre Ríos, en la faz industrial, con respecto a las demás provincias de la Región Centro?

– Cuando Entre Ríos se incorporó a esta Región, arrancamos la carrera desde muy atrás. No hay que olvidarse que estuvimos aislados del modelo industrialista, lo que benefició al norte del conurbano bonaerense, al sur de Córdoba y Santa Fe. Eso generó, en esos lugares, una aglomeración industrial, de 40 a 45 años. La industria trae a la industria y correr con esa diferencia, fue muy complejo para nuestra provincia y es por esto que nuestra Ley de Promoción Industrial es muy agresiva en relación a los beneficios que se otorgan y a los años que se dan los mismos. El industrial sabrá que si va a Córdoba o Santa Fe, tiene beneficios, pero en E. Ríos, “tenés una seguridad jurídica sobre tus inversiones de 20 años”. Ese es el principal componente, pero hay otros beneficios que no serían netamente económicos, pero que son importantes, como el grado de paz social que hay en la provincia y la baja conflictividad sindical, que inciden favorablemente al momento que un industrial piense en radicarse. Es una ventaja competitiva no económica que tenemos y hay que explotarla.

– Hay muchas industrias dentro de las ciudades entrerrianas, ¿existe una promoción especial para la relocalización de las mismas?

– En el marco de la ley, que es muy amplia y engloba muchas situaciones, una es la relocalización. Se mide ahí el beneficio ambiental por un lado, sino también en el sentido del vínculo con el vecino y al buen desarrollo de esa actividad, que tiene que estar en un lugar lógico, que es un área o parque industrial. Quienes conocen mejor esa realidad, son los municipios, que tendrían que hacer uso de las herramientas, replicarlas a nivel interno y si una empresa está en un lugar que no corresponde, se debería aplicar una tasa diferencial y si se va a donde debería estar, aplicar otra. Para esto, la provincia tiene un paraguas, pero los municipios deben tomar un rol cada vez más activo en materia de política industrial.

– ¿Cómo está la industria en la provincia?

– La decisión que tuvo Urribarri, en septiembre del año pasado, de volver los beneficios a “tasa 0” (Ingresos Brutos) para la industria, tiene que ver con una política activa para estimular al sector y los resultados están a la vista. El presidente de la UIER, Antonio Caramagna, dijo que la industria entrerriana no generó expulsión de mano de obra, que se mantuvo y en algunos sectores hasta creció, por lo que en un año complejo, esta situación no es para nada desalentadora. Pero no hay que quedarse de brazos cruzados, sino que se debe seguir trabajando…

– ¿Cómo ve las posibilidades que tiene Sergio Urribarri de llegar a ser presidente de la Nación?

– Es muy valioso que un gobernador entrerriano quiera volver a jugar en las grandes ligas y tiene para mostrar todo lo realizado en nuestra provincia. El que conoce a Sergio Urribarri, sabe que es una persona que cuando se le plantea una problemática, agarra el teléfono y habla con quien tenga que hablar, sin escudamiento y sin excusas, para solucionar ese inconveniente. La impronta que tuvo Entre Ríos en la organización nacional desde la Liga de Pueblos Libres de Artigas hasta el siglo XX fue muy elevada y volver a poner a Entre Ríos en ese gran juego, es una gran patriada de Urribarri, quien tiene modelos de gestión para plantear…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here