¿El ronquido afecta la inteligencia en los niños?

0
2

bebeEl ronquido, durante el sueño,  es causado por el debilitamiento de la fuerza muscular de la garganta y el retroceso de la lengua que disminuyen la luz del conducto de paso del aire. Esto causa turbulencias y la vibración de las zonas flexibles y blandas del paladar y faringe.

El ronquido causa micro-despertares cerebrales, que perturban el sueño, dando lugar a modificaciones importantes en las fases del sueño reparador, que produce al día siguiente:

-Fatiga diurna, somnolencia, mal humor y pérdida de la libido en el caso de los adultos.

-Dolor de cabeza, sueño inquieto y transpiración nocturna abundante.

-Enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares (hipertensión arterial, enfermedad coronaria, arritmias y accidentes cerebrales).

Además de la molestia sonora para otros, el ronquido puede evolucionar hacia una obstrucción más severa del paso de aire, caracterizado por pausas respiratorias de intensidad variable. Esta patología más grave, la apnea del sueño, justifica una consulta médica.

A medida que se van conociendo las consecuencias del síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) crece el interés por detectarlo y tratarlo lo más precozmente posible. (1)

Tanto en adultos como en niños se produce una pérdida neurocognitiva, derivada de la inflamación cerebral, es decir un déficit en la adquisición de conocimientos, que podría prevenirse si se presta atención a los problemas respiratorios nocturnos o al simple ronquido. (2)

La falta de atención diurna que se produce en niños en edad escolar, como consecuencia de los ronquidos, quejidos y mala respiración nocturna, se confunde habitualmente con síntomas de hiperactividad. (3-4)

La detección precoz de la causa, es importante porque la prevalencia del SAHOS asciende en todo el mundo por la influencia de factores genéticos, medioambientales y por el aumento de la obesidad infantil.

Otras enfermedades respiratorias como el asma, la rinitis crónica y las anginas repetidas, también pueden afectar el sueño y  determinar un  déficit de la atención diurna y trastornos de aprendizaje. (5)

 

Menos inteligencia

En los trabajos llevados a cabo en el centro Kosair de la Universidad de Louisville, Kentucky ( Kosair Children’s Hospital Research Institute and Division of Pediatric Sleep Medicine) se ha evidenciado que la apnea obstructiva infantil lleva a un descenso importante de la capacidad intelectual, que puede sufrir una pérdida media de 10 a 11 puntos del cociente de inteligencia, lo que impide a muchos jóvenes acceder a estudios universitarios.

En los niños es frecuente que este síndrome aparezca disfrazado en forma de hiperactividad infantil, otra de las alteraciones frecuentes que ven los pediatras y por la que muchos niños son tratados con medicamentos para que puedan centrar su atención en la escuela. (3)

En estas investigaciones han hallado que una parte de estos niños hiperactivos en realidad lo que tienen son problemas respiratorios y ronquidos durante la noche; es decir, que padecen apnea obstructiva del sueño, y eso hace que durante el día no puedan centrar la atención, pero a diferencia de los adultos con SAHOS, que están somnolientos al día siguiente, los niños que sufren este síndrome se muestran muy excitados. Es una actitud similar a lo que ocurre con los niños sanos a la hora de acostarlos, que de repente aparecen agitados y muy despiertos y cuesta trabajo llevarlos a la cama.

Estos niños con síndrome de apneas-hipopneas del sueño cuando ingresan en el sistema escolar y se les fuerza a sentarse en una clase y escuchar al profesor, manifiestan hiperactividad en reacción a la somnolencia ocasionada por la fragmentación del sueño en la noche anterior y comienzan a tener problemas de conducta.

Por ello es importante la detección temprana de los ronquidos, por dos motivos: por un lado, porque impediremos que se trate al niño con medicamentos, cuyas consecuencias se desconocen a largo plazo; pero también porque conseguiremos que puedan atender en sus clases y que sean capaces de adquirir conocimientos, para su  futuro laboral y social.

Es importante enfatizar  que en el adulto que padece apnea obstructiva del sueño es igual de importante actuar lo más tempranamente posible en el diagnóstico y tratamiento, porque también se produce en ellos una pérdida de la capacidad intelectual, que afecta la actividad educativa, laboral y social.

 

Defecto genético

Las investigaciones realizadas  en la Universidad de Louisville, tratan de establecer cuáles son los mecanismos que conducen a esa pérdida neurocognitiva, para lo que los científicos han desarrollado modelos animales de apnea del sueño que permitan identificar los genes afectados, principalmente en el cerebro. Uno de los principales hallazgos es que estos animales presentan inflamación cerebral que origina la pérdida de neuronas. Se ha detectado la existencia de un defecto poligénico que hace que el SAHOS aparezca en familias completas en las que se da la influencia de la enfermedad y sus consecuencias neurocognitivas. Por ello es muy importante detectar y diagnosticar el síndrome de apnea obstructiva tanto en niños como en adultos lo antes posible para prevenir el daño neurocognitivo que la enfermedad causa.

 

Influencia ambiental

 

Además de la genética, es importante también la importancia de la influencia del medio ambiente. El humo del tabaco, irrita las vías aéreas de los niños cuyos padres fuman y puede incrementar el efecto deletéreo del ronquido. (6)

Obesidad Infantil

La obesidad constituye un problema de salud pública y es uno de los padecimientos epidémicos de los últimos años, por consumo de alimentos con alto valor energético y mala educación nutricional.

Debe desaparecer la idea o creencia de que la “gordura” en los niños es sinónimo de salud, o que con la edad reducirán de peso.

El tratamiento del paciente obeso es multidisciplinario. Ante la sospecha de sobrepeso en su hijo debe consultar al médico lo antes posible, quien a su vez se apoyará en el endocrinólogo pediatra, nutricionista, paidopsiquiatra, gastroenterólogo pediatra y psicólogo, para manejarlo integralmente.

Para evitar la obesidad es conveniente modificar los hábitos alimentarios de toda la familia y que desde los primeros meses de la vida los niños adquieran un buen hábito alimentario.

Recordar que la alimentación es un hábito que se adquiere en el seno familiar.

 

Futuro

Durante los próximos años se producirá una explosión de conocimientos, no sólo en cuanto a mecanismos, sino también en intervenciones precoces en atención primaria, permitiendo detectar grupos familiares y niños de riesgo, e identificar entre los que roncan cuáles son más susceptibles para desarrollar la pérdida intelectual y de comportamiento, y así tratarlos con prioridad.

(Dr. Luis Darío Larrateguy – www.RespirarParaná.com.ar)