Dormir mal provoca accidentes

0
3

sueñoLos accidentes laborales se han convertido en un problema  social de gran magnitud, porque el número de muertes y lesionados por esta circunstancia sigue aumentado en todo el mundo. Entre los múltiples factores que contribuyen a que se produzca un accidente de trabajo, el consumo de alcohol o de fármacos o el trabajo por turnos se han asociado con accidentes de trabajo. De los dos primeros factores, hay sobrados ejemplos y es importante su prevención, detectándolos en un examen laboral periódico.

Pero la somnolencia diurna excesiva o la privación de sueño, es aún poco tenida cuenta.

Algunas catástrofes ocurridas en los últimos años se han relacionado con la somnolencia diurna excesiva o la privación de sueño de sus trabajadores, como el accidente radiactivo de Chernobil, el accidente en las costas de Alaska del petrolero Exxon Valdez y la lamentable catástrofe de la nave espacial Challenger, en la que los trabajadores responsables llevaban sin descansar más de 20 horas.

Todos esos accidentes tienen en común la aparición de somnolencia diurna en relación con la privación de sueño, y es precisamente la excesiva somnolencia diurna (ESD) el síntoma principal del Síndrome de Apneas Hipopneas Obstructivas del Sueño (SAHOS).

Una persona con somnolencia diurna excesiva, con pausas respiratorias y ronquidos al dormir, es muy probable que padezca este grave síndrome.

Los pacientes con Apneas del Sueño, si no han sido diagnosticados y tratados, tienen un mayor riesgo de accidentabilidad laboral, doméstica y de tránsito, debido a una excesiva somnolencia diurna y a una disminución del grado de atención.

Este grado de  siniestralidad supone tanto una reducción de la productividad como una alteración del estado de salud.

Por ello, la prevención de accidentes debidos a estas alteraciones debe ser abordada como una más de las actividades propias de la salud laboral donde el papel del médico de trabajo cobra una importancia principal, en la difusión de estas patologías, para que empresarios y trabajadores conozcan y entiendan la necesidad de la búsqueda y solución de estas enfermedades.

Recientes estudios, muestran que el  ronquido y el síndrome de apneas del sueño se relacionan con un aumento del riesgo de accidente laboral, en un 50% con respecto a controles sanos y en el caso de las mujeres, este riesgo es seis veces mayor.

Es importante destacar que los pacientes con Síndrome de Apneas del Sueño, han sido roncadores durante un período mayor a diez años antes de ser diagnosticados.

 

Valoración del riesgo de apneas del sueño.

El interrogatorio de los trabajadores a turnos y los conductores profesionales mediante la utilización de un cuestionario de síntomas es la herramienta más importante en la evaluación o variados test neurofisiológicos. Dentro de estos últimos, hemos diseñado en nuestro medio y estamos validando, un nuevo test de resistencia al sueño, llamado TRES Paraná ®, que promete ser útil en el diagnóstico de la somnolencia diurna excesiva.

El examen de salud deberá completarse con la valoración de la sintomatología neurológica, enfermedades concomitantes y un examen físico que contemple el índice de masa corporal (IMC), la presión arterial y una valoración de las estructuras nasales, faríngeas y faciales.

Si bien la polisomnografía sigue siendo el patrón oro de referencia en el diagnóstico y la monitorización clínica de estas enfermedades, los equipos simplificados como la poligrafía respiratoria, se presentan como una alternativa que reduce costos en la búsqueda de casos, y por lo tanto, en la potencial prevención de los accidentes laborales. Los resultados de estos estudios simplificados deben ser  interpretados  por personal experto en coordinación con una unidad de referencia que cuente con polisomnografía.

En Paraná, hemos validado en conjunto con Centros Españoles y de Perú, un equipo de diagnóstico supersimplificado de un solo canal, que se muestra de gran utilidad a la hora de pesquizar casos graves.

Hemos diseñado y estamos validando un dispositivo que podrá diagnosticar los casos graves solo midiendo la oximetría en el dedo del paciente mientras duerme sin cables ni otro tipo de sensores.

Este trabajo  ha sido premiado por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (Premio Dr. Néstor Martelli 2011) y por la Fundación Sadosky (Sadosky de Oro 2012).

 

Prevención

El riesgo de desarrollar un Síndrome de Apneas del Sueño,  puede reducirse sustancialmente si se influye en la conducta de los trabajadores implicados, se favorece el tratamiento de las enfermedades y/o las situaciones que predisponen a presentar la enfermedad (prevención primaria), se efectúa un diagnóstico precoz y se motiva al  trabajador afectado para que él mismo se implique (prevención secundaria).

 

Aunque no hay datos sobre la prevalencia y la incidencia de accidentes domésticos en relación con el Síndrome de Apneas del Sueño, podemos inferir que existe igualmente riesgo de accidentes domésticos inexplicables influidos por la pérdida de atención como consecuencia de la excesiva somnolencia diurna secundaria a este Síndrome, como ocurre con los accidentes laborales y de tránsito. (Dr. Luis Darío Larrateguy)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here