Homenaje a mujeres nogoyaenses destacadas

0
1

1453-NOGOYÁ-MUJER-susana-isaurraldeEste domingo 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y se realiza un sincero homenaje, para todas ellas, donde se eligieron personalidades más destacadas de Nogoyá y de la zona.

Susana Isaurralde, docente en Crucecitas 7ª, lugar donde reside. “Lo mejor para la mujer que tanto bien hace por el bienestar de nuestro país, luchadora y trabajadora incansable”.

Ana Gallay, deportista. “Nogoyá es mi lugar y el de mi familia, en el que crecí y comencé a formarme en el deporte. Como mujer estoy agradecida de todas las personas que me tendieron una mano y confiaron y aún confían en mis proyectos y en mis sueños. Hoy en nuestro día quiero desearles a todas  las mujeres de mi pueblo que crean en sus sueños y luchen por ellos, porque con esfuerzo y dedicación pueden lograrse. ¡Muy feliz día para todas las mujeres!, especialmente a mis abuelas ‘Coca’ y ‘La Nona’, mi mamá Silvina y a mis hermanas ‘Lore’ y Eva que me acompañan siempre y son mi ejemplo a seguir”.

Hilda Díaz, residente en esta ciudad. “8 de marzo, es una fecha para pensar en todas las mujeres del mundo que sufren agravios, violencia, destrato, discriminación. Es un día para elevar una oración especial a Dios para que las ilumine,  ya que ante todo, son muy valientes en el mundo de adversidad. También en este día especial quiero desearles a todas las mujeres de mi ciudad un maravilloso día, acompañadas de sus seres amados y que las rodeen de mucho cariño”.

Jésica Fernández, docente, desde hace 4 años reside en Ushuaia. “Siempre que se habla sobre el Día de la Mujer, sólo se mencionan a grandes personajes de la historia, pero creo nos equivocamos al descuidar y no reconocer también que todas las mujeres son en sí mismas y desde el comienzo de la vida, una luz singular cuya intensidad es capaz de alumbrar el mundo entero. Son guerreras, luchadoras, audaces, pasionales, de grandes valores e ideales. A veces, sin que ellas mismas lo sepan, ya sea por cultura, costumbre o ignorancia, se olvidan de la mujer común: la vecina, la amiga, la hermana, la hija, que no siempre tienen la posibilidad de brillar en toda su magnitud. Las mujeres tienen la increíble capacidad de utilizar ese sentido extra que les dio la naturaleza para hacer de su propio mundo un jardín de estrellas. Es por todo esto que quisiera desearles a todas un muy feliz día e invitarlas a que se atrevan a brillar con toda su intensidad”.

Teresa Corrales, partió de Nogoyá hace 52 años y vive en Pilar (Bs.As.). “Me parece una muy buena idea que haya un día en el año, para agasajar a la mujer, porque es un ser capaz de desempeñar el o los roles que la vida le imponga con toda eficacia, pero además, poniendo un plus que sólo ella  tiene: el instinto maternal con que todas venimos dotadas por obra de Dios”.

Mónica Patricia Altube Sosa, vive en Barrio Marítimo de Hudson (Bs.As.). “Tengo casi 56 abriles. Hice mi primaria en la Escuela Alvear y a los 13 fui profesora particular de Corte y Confección con Olimpia Merini. Enseñé catequesis en el Asilo y participaba de la Acción Católica en San Ramón. En un retiro espiritual ‘De Colores’ en la Abadía del Niño Dios de Victoria, fue donde prometí hacer la experiencia como religiosa. A los 19 años partí de Nogoyá con mi amado Hno. César Sosa (Checha) para Buenos Aires. Las Hnas. Franciscanas me recibieron en su casa central en el barrio de Belgrano. Mientras duró la convivencia entre las jerárquicas de la congregación, fui su niña mimada. Después de un tiempo hice la experiencia e ingresé al convento de José C. Paz y por razones que no vienen al caso, llorando tuve que irme, pero fui muy feliz detrás de esos muros. Volví al mundo, al trabajo, a enamorarme de mi actual pareja que ya tenía dos hijos y nosotros sumamos cuatro hermanitos más y hoy ya tengo una nieta de 15 meses. Demás está decir que Nogoyá es mi sombra y yo la suya porque no hay día que no camine por sus calles, escuchando ese modo tan nogoyaense de hablar, de día, de noche que importa el clima es mi terruño y lo sueño despierta, porque allí todavía tengo mis raíces, que son mis amados padres, tengo a mis invalorables hermanos, sobrinos, tíos y primos. En este día especial, un saludo cálido a todas las mujeres del mundo, pero especialmente mi corazón está en las mujeres de mi querido pueblo”.

Susy Brasesco, de Nogoyá, aunque parte de su vida la vivió en Córdoba y hoy reside en su ciudad natal. “Voz en el silencio, flor en un medaño, silencio y consuelo, promesa y luz. Todo eso y más envuelven el alma de una mujer. A todas feliz día cada día, mujer”.

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-HILDA DÍAZ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-JÉSICA-FERNÁNDEZ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-teresa-corrales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-mónica-altube-sosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-susy-brasesco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1453-NOGOYÁ-MUJER-ANA GALLAY

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here