Federal C: Neuquén venció a Universitario y avanzó

0
1

En la cancha del Club Atlético Palermo tanto Universitario, quien actuó como local, como Neuquén jugaron una verdadera final y así se disputó el partido. En barrio Rocamora hubo de todo: goles, emociones cambiantes, reproches, muchos gritos, pierna fuerte y un expulsado. Como no podía ser de otra manera, tras el pitazo final del árbitro Daniel Zamora se vieron las dos caras, la de la alegría del éxito por un lado y la de la amargura de la derrota por el otro. 
neuquenDe esa manera finalizó la sexta fecha de la Zona 38 del Torneo Federal C 2015, en la que el Pingüino, pese a arrancar perdiendo, se impuso 3 a 1 sobre La U para asegurarse el primer lugar del grupo y la clasificación a la siguiente instancia del certamen organizado por el Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Por su parte, el elenco de barrio Corrales quedó eliminado del campeonato y, por diferencia de gol, culminó último en la zona. 
Vale recordar que el cotejo debió haberse disputado el domingo, pero las intensas lluvias caídas sobre la capital provincial lo imposibilitaron. 
Por otra parte, el sábado se había asegurado la clasificación Sportivo Urquiza, que como visitante empató 2 a 2 con el ya eliminado Colón de San Justo. 
GOL TEMPRANERO. La tarde comenzó movida en el campo de juego del Sangre y Luto. Antes de que se cumpla el primer minuto, la visita tuvo la posibilidad de ponerse en ventaja luego de que Walter Tabares ingresara al área por el costado derecho y le cediera la pelota Leonel Lorenzón que llegaba por el centro del área. El remate del Melli fue tapado por el arquero local, Renzo Correa. 
Y en su primera aproximación, Uni abrió el marcador cuando apenas iban tres minutos. Tras un rechazo de la defensa Aurirroja, Laureano Ramírez se anticipó a Juan Bautista Comas antes de ingresar al círculo central, avanzó unos metros y sacó un violento remate que el portero Diego Rodríguez no pudo contener con sus manos. La pelota se elevó e ingresó por encima de su cuerpo. 
Con ese tempranero resultado, al anfitrión le alcanzaba para cumplir con su objetivo de pasar de fase. 
El transcurrir de la primera etapa fue con la visita teniendo mayor posesión de la pelota, intentando lastimar por las bandas con Tabares y Comas, pero sin claridad para superar la última línea rival. 
A Universitario, por su parte, le costaba hacerse del balón ya que Hernán Cepellotti y Ariel Schvaigert, dos de sus futbolistas con mayores aptitudes técnicas, no estaban del todo precisos. De todas formas, a través de pelotazos largos y pases filtrados a Matías Suárez, el joven delantero se encargó de generarle más de un dolor de cabeza a los zagueros adversarios. 
LA DEFINICIÓN. En el complemento Universitario, que no podía sostener la pelota, se la cedió a Neuquén y se dedicó a cuidar la ventaja unos metros más cerca de su área. Si bien se mostraba compacto y ordenado, La U tomó una arriesgada decisión. 
En la vereda de enfrente, el Pingüi trataba de generar juego saliendo limpiamente desde el fondo de la cancha, pero en la zona media le costaba vulnerar la presión de su rival. 
Con el correr de los minutos, los técnicos movieron los bancos y cambiaron de esquemas. Primero Pablo Albornoz dispuso que Nazareno Duarte se pare junto a Iván Rabuffetti en la ofensiva y sacó un defensor (Rodrigo Sansó), mientras que Fabián Reynoso decidió sacar a la principal referencia de ataque (Suárez) y reforzar la zona media con el ingreso de Facundo Werner. 
A los 24’ Cepellotti decidió rematar al arco desde la derecha -por el centro del área entraba solo el recientemente ingresado Werner-, pero su disparo se fue alto. Y un minuto después llegó el empate. 
Lorenzón habilitó a Tabares, que le ganó las espaldas a Julián Berlo, y éste envió un centro que Duarte conectó de cabeza para mandar la pelota a la red. 
Comenzaba otra historia y nuevamente se reacomodaron las piezas. Uni debía salir a buscar el resultado, por lo que Reynoso mandó a la cancha a un delantero (Ismael Arellano) por un mediocampista (Agustín Arellano); mientras que Albornoz le ordenó al autor del gol que se posicione en la mitad de la cancha. 
Minutos después llegó el golpe de nocaut a favor del campeón de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF). A los 33’ cae un pelotazo al área local, Emiliano Heradia despeja a medias hacia la derecha, donde estaba Alexis Sanabria que no alcanzó a cerrar y por detrás de él apareció Comas que, con un toque suave y cruzado, puso el 2-1 parcial. 
Fue un golpe que impactó anímicamente en el cuadro de barrio Corrales debido a que tenía que marcar tres goles más en menos de 15 minutos. Además le dio a Neuquén la tranquilidad necesaria para manejar los tiempos y jugar con la desesperación del adversario, que a los 39’ se quedó con un hombre menos por la expulsión de Luis González. 
La historia ya estaba definida cuando, a los 44’, Tabares desbordó por derecha y tocó hacia el medio para Rabuffetti, que con una definición al primer palo puso cifras definitivas. 

El Diario