¿Por qué miles de docentes piden licencia en Entre Ríos?

Publicado el 15 de Octubre de 2014 por

docentesSegún datos del Sistema de Administración de la Gestión Educativa (SAGE) del gobierno provincial, unos 6.000 docentes entrerrianos habrían pedido licencia durante este año, muchos de los cuales, aún siguen con dicho beneficio, que se otorga por razones de salud o familiares. En el mismo inicio del ciclo lectivo, en marzo, ya había casi 5.000 pedidos, de los cuales un 90% pertenecía a educadores de escuelas públicas, en la mayoría de los casos, por tratamientos psicológicos, estrés y una tercera parte, por atención a su grupo familiar (hijo o esposo enfermo).

Mientras muchos se preguntan sin respuestas, sobre los motivos que llevan a los maestros y profesores a solicitar estos permisos con el aval de algún médico, las autoridades muestran su preocupación, ya que el impacto económico que se genera es importante (con la contratación de suplentes), excediendo ampliamente lo que se estipula como normal, que es el 8% del total del personal.

La médica psiquiatra Dra. Renee Modad, en diálogo con El Observador, sostuvo que “los docentes son los receptores de los impactos sociales y de la problemática del niño y de sus familias. Si bien las patologías son diversas, la que está en primera línea, es la que se denomina el ‘Síndrome de Bernaut’ que tiene que ver con el deterioro y fatiga emocional y cognitiva que el docente tiene en función de esos inconvenientes que absorbe en su tarea diaria. Los pacientes, en su gran mayoría, son derivados por el médico clínico, que como signo de alerta, considera que es conveniente que sea tratado por un psiquiatra”. En ese marco, la profesional acotó que “hay muchos casos de estrés, que se relaciona con el decaimiento, la erosión emocional, la irritabilidad, el cambio de humor y de estados de ánimo y que hacen que se genere una disminución en cuanto a su capacidad laborativa”.

Del aumento de pacientes docentes, Modad informó que “en los últimos 5 años, notamos que se ha mantenido el número, lo que sí vemos es que se incrementan las consultas en determinadas épocas del año, que son los períodos críticos para ellos, que está relacionado con las obligaciones y cuestiones estacionales lógicas y de la exigencia de cumplir con los objetivos. También se percibe como una mayor carga en cuanto a la cantidad de alumnos que tiene a cargo el docente y en esa desproporción es donde se genera el desfasaje”. Finalmente agregó que “la enfermedad mental no se manifiesta en la representación de la dinámica cotidiana, sino que a veces, afecta solamente en el ámbito laboral. El paciente expresa tener dificultades para concentrarse o generar actividades en su ámbito de trabajo y eso le impide cumplir con el mismo”.

En las escuelas de Crespo, en relación a ciclos educativos anteriores, no habría demasiada variación en cuanto a la cantidad de licencias otorgadas, aunque como lo expresó Modad, suelen incrementarse en los últimos 3 ó 4 meses del año. La directora de la Escuela N° 203, Nora Retamar, expresó a este medio que “en esta institución, no es mucho el personal de licencia” y remarcó que “en esto, puede haber abusos, depende de la ética de cada docente, pero muchas veces, se necesita de unos días. De hecho yo he estado en uso de licencia por problemas familiares y hay otros maestros que luego de su tratamiento, han regresado, pero haciendo tareas pasivas, que ayudan mucho en la parte administrativa, en la comunicación y demás”. Cuando se la consultó sobre el incremento de las inconductas de los alumnos y si muchos de ellos, perdieron el valor del respeto, la directora dijo que “hay problemáticas en el aula, pero también depende de cada docente en cómo resuelve esos inconvenientes. Cuando se presentan casos graves, apelamos al Centro de Ayuda al Niño, tenemos el acompañamiento de Acción Social del municipio, de los profesionales del Hospital, pero siempre tenemos que ir mejorando nuestra propuesta didáctica, mostrando diferentes estrategias… He trabajado muchos años en escuelas nocturnas, en primarias y secundarias y jamás un chico me faltó el respeto. También depende de cómo uno lo trata y cómo se acerca a él”.

El dirigente gremial crespense Gabriel Geist (AGMER), sostuvo que “primero hay que apuntar a conocer las causas que llevan a nuestros compañeros a tener que tomar licencias. Es como que estos números que se dan a conocer de parte del Estado, se utilizan para dejarlos mal parados ante la sociedad y no explican los verdaderos motivos. Personalmente creo que se dan en muchos casos, por cómo están las escuelas, que pone hasta en riesgo la vida de los docentes y a los alumnos, algo que tal vez en Crespo no se ve, porque aquí los edificios están bastante bien conservados, mantenidos por las comisiones cooperadoras, pero en el resto de la provincia, sí se aprecian estos graves inconvenientes. Además, la patronal, que es el gobierno, tiene todos los mecanismos para controlar las licencias y sancionar a aquellos que saquen estos permisos cuando no corresponda. Pero así como controlan a los docentes, sería muy interesante que lo hagan también con los diputados y senadores, oficialistas y de la oposición, para ver cuántos van a la Legislatura, cuántos cumplen con sus funciones y se dé a conocer que cuando se tratan temas importantes para los habitantes, muchos están ‘durmiendo’ en sus bancas”.