Empresarios chinos visitaron emplazamientos de futuros acueductos entrerrianos

0
0

delegación de ChinaDirectivos e ingenieros de la constructora estatal china, interesada en ejecutar y financiar los trabajos de los acueductos entrerrianos, recorrieron este fin de semana la zona del Mandisoví para comenzar el desarrollo técnico de las obras y expresaron su satisfacción por lo observado. El presidente de Operaciones Internacionales de la compañía, Li Jiquin, que había acordado con Sergio Urribarri en Beijing esta visita fue quien encabezó el equipo oriental.

 

Las obras de conducción de agua Paraná-Estacas y Mandisoví Chico demandarán una inversión de 200 millones de dólares y genera muchas expectativas en el sector arrocero, según resaltó el presidente de la Federación de Entidades Arroceras Argentinas (Fedenar) y de la Fundación Proarroz, Jorge Paoloni, quien acompaño a la delegación junto a funcionarios entrerrianos.

 

En agosto, ya podría firmarse el contrato que será con repago a 20 años, según reveló el gobernador entrerriano hace menos de 15 días, cuando en Beijing se reunió con la plana mayor de China State Construction Engeineering Corporation (CSCEC) en su sede del Sunflower Tower.

 

“La provincia se ve muy bonita. El gobernador de Entre Ríos ha conseguido un gran desarrollo cada año y la agricultura es muy avanzada. Mi meta es esta vez para dos proyectos de irrigación, espero que con estos dos proyectos crezcan los productos de la agricultura. La amistad entre argentina y China es muy buena y espero que con los proyectos se desarrolle la amistad y al desarrollo económico”, expresó mediante su traductora, el presidente de Operaciones Internacionales de la compañía.

 

Jiquin es un profesional de gran importancia en la corporación estatal china e ingeniero hidráulico de profesión, que lleva a su país una excelente impresión de su recorrida por la zona de las obras. La idea es que esta visita sea el primer paso para comenzar el desarrollo técnico de los acueductos. Si China State lleva adelante las obras, según indicaron los propios visitantes, lo haría empleando pequeños constructores locales y mano de obra local.

 

Los visitantes informaron que su empresa tiene una historia de 40 años y obras de riego desarrolladas en todo el mundo. El año pasado ocuparon el primer puesto en el área construcción, del mundo. Con oficinas en más de 40 países. “En Argentina todavía no tenemos proyectos, esperamos que este sea el primero que desarrollemos para entrar en el mercado argentino”, agregó. Y finalmente concluyó que “en Entre Ríos la gente es muy amable y lo que pude observar es que la tierra es muy buena para el desarrollo de la agricultura. Creo que la parte económica va a tener un gran desarrollo en la provincia y nosotros haremos un aporte para ello con nuestro trabajo”.

 

China State Construction Engeineering Corporation (CSCEC), más conocida en el mundo de los negocios como China State a secas, es hoy la constructora más grande del mundo con 200.000 empleados con contratos en ejecución por 230.000 millones de dólares y obras en todo el mundo. El de los acueductos es el primer trabajo de la compañía en Argentina y América Latina, región donde quiere incrementar sus negocios. Impacto positivo en una amplia región El ministro de Infraestructura Juan Javier García explicó que “esto es la continuidad del trabajo que inició en Buenos Aires el gobernador Sergio Urribarri y después hicimos el viaje a Beijing para ir ajustando y coordinando temas relacionados básicamente a lo institucional. Y hoy ya tenemos una visita, a una semana de ese viaje, viendo juntos lo que es la zona de la obra.

 

Primero realizaron una recorrida por la zona de la represa, más que nada porque nos interesaba que vean la obra del embalse, lo vieron desde tierra y también desde el aire mediante un helicóptero”. García junto al fiscal de Estado Julio Rodríguez Signes encabezaron la comitiva de recibimiento de los representantes de la empresa china. “También pudimos acceder en ese vuelo a que vean donde va a ser el emplazamiento de la toma de agua, naturalmente esperamos que esto quede más definido cuando dentro de 15 días venga otro grupo de ingenieros de la empresa que junto a nuestra gente empezarán a puntualizar detalles. Recorrimos la zona de la toma, el Mandisoví Chico y también vimos desde el aire la zona de la represa de la cual riegan el arroz en este lugar, para que de esa manera vean cuál es el objetivo de llevar el ducto no solamente para el riego de zonas que hoy están improductivas sino también por lo importante que es sistematizar también esta represa, para que la misma tenga permanentemente agua y no solamente cuando llueve y se pueda preveer la capacidad de producción”.

 

García indicó que “ellos quieren recorrer la zona y tener de primera mano la información sobre la represa de Salto Grande, la zona de toma agua, en este caso el Mandisoví Chico y llevarse la impresión de toda la zona productiva entrerriana”. “Lo que se trata de manera general es tener un esquema de trabajo previsible. Pero por sobre todas las cosas, lo que el gobernador Sergio Urribarri propone es un desafío de que empecemos a hablar de lo que va a ser un futuro cercano con el agua, que es la tensión de los modelos productivos”.

 

El ministro García comentó que son “dos acueductos de una inversión de 100 millones de dólares cada una, eso es lo que da un poco la escala, estamos hablando de una zona de impacto del proyecto de 200 mil hectáreas para riego, y a diferencia de conductos enterrados estas obras son canales a cielo abierto, naturalmente depende el nivel zona de terraplen, de valetones o de trinchera, y se trata en el orden de cada proyecto de 200 kilómetros de conductos lineal. Ellos vienen en una misión a ponerse en conocimiento de la zona por eso es importante que en esta jornada tuvieran contacto directo con estas 78 mil hectáreas de lago que abastecen al Mandisoví que es donde vamos a hacer la zona de toma. Ellos quisieron ver puntualmente eso y también nos desplazamos porque la característica de este acueducto a diferencia a otros como el que estamos haciendo en Villa del Rosario o La Paz Estaca, es que también sistematiza las represas que están ejecutadas”.

 

“Hay muchas represas que ya están hechas para el riego de arroz, así que esta represa va a sistematizar y va a proveer a las otras para que no solamente dependamos de la lluvia para su llenado. Es una obra de ingeniería muy importante y de obra también, con un impacto muy grande”, sintetizó el funcionario.

 

El presidente de la Federación de Entidades Arroceras Argentinas (Fedenar) y de la Fundación Proarroz, Jorge Paoloni, quien formó parte del grupo de recepción de los chinos destacó que “el balance de esta visita es muy positivo, todo lo que sea obra de infraestructura que favorezcan a la producción y a incrementar la producción de la provincia y que genere trabajo es buenísimo”.

 

“Conocemos lo que significa esta obra y lo que va a potenciar la producción sobre todo de Chajarí y el norte de Entre Ríos, de tener zonas inactivas y esperando a que llueva para poder regar algo a tener agua es un cambio enorme y sobre todo lo que va producir en la zona. Vas a poder producir el cultivo que vos quieras y teniendo el agua, el rinde será de acuerdo a la tecnología que apliques. El transporte, la industria, teniendo agua, también serán beneficiados, y en el caso del arroz el costo de producción estimamos que mejorará a nuestro favor”.