Avicultura: ¿Por qué se debe atender el bienestar de los animales?

0
0

aviculturaLa huella de la mano del hombre a través de la crianza de los animales, descuidando muchas veces el bienestar de los mismos, incide provocando un stress con impacto no deseado en su rendimiento y afectando la calidad del producto final, teniendo un efecto negativo en la producción a través del tiempo.

Autores y economistas definen a la productividad como la relación entre lo obtenido por un sistema de producción (en avicultura: pollos o huevos) y los recursos utilizados para lograrla. Se trata de un índice que evalúa la capacidad de un sistema para elaborar los productos que se requieren y el grado en que se aprovechan los recursos utilizados. Es decir, el valor agregado.

La M.V. Paola Cardaci (docente de la Cátedra de Producción de Aves y Pilíferos de la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata) remarcó que “la productividad tiene una relación directa con la mejora continua del sistema de gestión de la calidad, por medio del cual se pueden prevenir los defectos del producto y mejorar los estándares de calidad de una empresa. Para ellas, la competitividad podría definirse como la capacidad de producir bienes o servicios de desempeño superior, mejor calidad y más bajo costo que los de sus competidores”.

En ese marco, la profesional comentó que “el bienestar tiende a mejorar la fisiología del animal, actuando como factor que armoniza el medio interno, posibilitando el correcto balance hormonal y orgánico que todo ser vivo merece. Por ello debemos entenderlo no como revolucionario o extraño, sino como equilibrado y natural. Allí aparece un elemento esencial de la innovación, que es llevar los resultados al mercado, es decir, explotarlos comercialmente. Algunas de las sencillas respuestas pueden ser: para no sufrir pérdidas originadas en las distintas formas del maltrato desde las granjas hasta el frigorífico y para evitar pérdidas notorias en las plantas de faena: machucones, lesiones graves en piel y cortes de carne oscura, magullones en pechugas y patas, etc. La protección y bienestar de los animales es crucial no sólo por razones éticas, morales y legales, sino también para garantizar una mayor calidad de los alimentos”.

En una columna en la revista Motivar, Cardaci remarcó que “el desafío es valorar distintos aspectos determinantes para mejorar desde el manejo cotidiano apuntando al bienestar de las aves y así obtener un producto final de calidad para el consumo humano, innovando y acrecentando nuestra competitividad y rentabilidad a la vez que la productividad de la empresa”.