¿Cómo saber si uno tiene o puede tener Tuberculosis?

0
4

LA TUBERCULOSIS ES LA SEGUNDA CAUSA DE MORTALIDAD DESPUÉS DEL SIDA CAUSADA POR UN AGENTE INFECCIOSO

tuberculosis 1Cuando nadie ya se preocupa por la tuberculosis, se conoció la noticia que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, están infectadas por el bacilo pero aún no se han enfermado ni pueden transmitir la infección y las que sí lo están, tienen un riesgo de un 10% a lo largo de la vida de enfermar de tuberculosis. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tuberculosis es causada por la Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones, cuya afección es curable y se puede prevenir. Dicha infección se transmite de persona a persona a través del aire y cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda, besa o saliva, expulsa bacilos tuberculosos al aire y basta con inhalar unos pocos para quedar infectado.

Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, desnutrición, diabetes o en quienes consumen tabaco.

Cuando la enfermedad tuberculosa se presenta, los síntomas, tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, entre otros, pueden ser leves por muchos meses. Como resultado, los pacientes tardan en buscar atención médica y en el ínterin transmiten la bacteria a otros. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho y si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los afectados mueren.

¿Quiénes están más propensos a padecer esta patología?

La tuberculosis afecta principalmente a los adultos jóvenes, es decir, en la edad más productiva y más del 95% de los casos y las muertes se registran en los países en desarrollo.

Las personas infectadas simultáneamente por el VIH y el bacilo tuberculoso tienen entre 21 y 34 veces más probabilidades de enfermar y el riesgo de desarrollar tuberculosis activa también es mayor en aquellos que padecen otros trastornos que deterioran el sistema inmunitario.

Como ejemplo, en 2012 aproximadamente medio millón de niños (de 0 a 14 años), se enfermaron de tuberculosis y una media de 74.000 niños murieron por esta causa.

Asimismo el consumo de tabaco aumenta el riesgo de enfermar de tuberculosis y morir como consecuencia de ésta, donde en el mundo más del 20% de los casos son atribuibles al hábito de fumar.

¿Qué regiones fueron las más afectadas?

La tuberculosis se presenta en todo el mundo y en 2012, el mayor número de casos ocurrió en Asia, no obstante, ese mismo año África tuvo la mayor tasa de incidencia, más de 255 casos por 100.000 habitantes y alrededor del 80% de las afecciones se presentaron en 22 países. En la actualidad en algunos de ellos, se está produciendo una disminución considerable de los casos, pero en otros el descenso está sucediendo más lentamente. Brasil y China, por ejemplo, se cuentan entre los 22 países donde se observó un descenso sostenido de los casos de tuberculosis en los últimos 20 años y en la última década, la prevalencia de la enfermedad en Camboya se redujo en casi un 45%.

¿Cuáles son los síntomas y el diagnóstico?

Los síntomas comunes de la tuberculosis pulmonar activa son tos productiva, a veces con sangre en el esputo; dolores toráxicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y Tuberculosissudores nocturnos.

Son varios los países que siguen dependiendo de la baciloscopia del esputo para diagnosticar la tuberculosis. En esta técnica, los especialistas de laboratorio debidamente capacitados examinan bajo el microscopio muestras de esputo para ver si contienen bacilos tuberculosos. De este modo se puede establecer el mismo en un día, sin embargo, con esta técnica no se detectan muchos casos de formas menos infecciosas de la enfermedad.

En tanto el diagnóstico de la tuberculosis multirresistente y la infección por el VIH asociada con la tuberculosis es más complejo y actualmente se empieza a utilizar eficazmente en muchos países una prueba nueva que en dos horas realiza dicho diagnóstico, pero que en los niños es difícil de aplicar.

¿La tuberculosis se puede tratar y curar?

La forma activa que es sensible a los antibióticos se trata con una combinación estándar de cuatro de estos medicamentos administrada durante seis meses junto con información, supervisión y apoyo del paciente por un agente sanitario o un voluntario capacitado. Si no se proporciona dicho control, el cumplimiento terapéutico puede ser difícil y, como consecuencia, la infección puede propagarse. La gran mayoría de los enfermos pueden curarse a condición de que los medicamentos se tomen correctamente.

Desde 1995, gracias a las estrategias DOTS y Alto a la Tuberculosis recomendadas por la OMS, se ha tratado con buenos resultados a más de 56 millones de personas y se calcula que se habrían salvado unos 22 millones de vidas.

¿Cómo afecta la coinfección por el bacilo tuberculoso y el VIH? Como mínimo, una tercera parte de los 35 millones de personas infectadas por el VIH en todo el mundo están infectadas también con el bacilo tuberculoso, aunque aún no padecen tuberculosis activa. Las personas doblemente infectadas tienen 30 veces más probabilidades de llegar a padecer tuberculosis activa que quienes no están infectadas por el VIH.

En este sentido la combinación de la infección por el VIH con la tuberculosis es letal, pues una acelera la evolución de la otra. Un ejemplo de ésto ocurrió en 2012, cuando unas 320.000 personas murieron a causa de la tuberculosis asociada con la infección por el VIH. Aproximadamente un 20% de las muertes de las personas infectadas por el VIH son causadas por la tuberculosis y según cálculos, en 2012 había aproximadamente 1,1 millones de casos nuevos de esta infección mixta y el 75% vivían en África.

Y para disminuir el número de muertes, la OMS recomienda un método de 12 componentes para los servicios integrados contra la tuberculosis y la infección por el VIH, en particular medidas de prevención y tratamiento de la infección y la enfermedad.

Los medicamentos antituberculosos corrientes se han venido usando por décadas y la resistencia a ellos está aumentando. En todos los países estudiados se ha comprobado la existencia de cepas del bacilo que presentan resistencia a por lo menos un medicamento antituberculoso. Se conoce como tuberculosis multirresistente a la causada por una cepa que no responde al tratamiento por lo menos con isoniazida y rifampicina, los dos medicamentos antituberculosos de primera línea, más eficaces. El origen de esta forma de la enfermedad está en el tratamiento incorrecto. En efecto, el tratamiento inapropiado con estos medicamentos o el empleo de medicamentos de mala calidad, puede causar farmacorresistencia. La enfermedad causada por bacilos resistentes no responde al tratamiento corriente de primera línea. No obstante, la forma multirresistente se puede tratar y curar con medicamentos de segunda línea y aún así, hay pocas opciones y, además, los medicamentos recomendados no siempre se consiguen.

En tanto, el tratamiento prolongado necesario (hasta dos años de tratamiento), es más caro y puede producir reacciones adversas graves y en algunos casos la farmacorresistencia puede ser peor. Esto es lo que se conoce como tuberculosis ultrarresistente, que sólo responde a unos pocos medicamentos, incluso los antituberculosos de segunda línea más eficaces.