Pr. Pérez propone que cada localidad tenga un área para abordar el problema de adicciones

0
0

Daniel PerezEl presidente de la Federación de Pastores Evangélicos de Entre Ríos, Pr. Daniel Pérez, en diálogo con El Observador, expresó su preocupación porque “las adicciones van aumentando en nuestros pueblos y ciudades, pero también se incrementa la desprotección de parte de la familia hacia los afectados”. Acotó que “además, notamos que hay más desinhibición, se ven más adictos en la calle y un consumo más agresivo, en medios o lugares donde antes, eso no se veía”.

Pérez comentó que “en mi caso presido también la Fundación Nueva Esperanza, integrada por personas que colaboran con aquellos que sufren no solamente el problema de las drogas, sino también maltratos, violencia y situación de abandono. En ese marco, trabajamos mucho con las escuelas del Departamento Nogoyá, que son más de 150 y con casi todas estamos tratando de llevar distintas acciones. Antes de la conclusión del ciclo lectivo 2013, mantuve una reunión con alumnos, docentes y otros vecinos y hacíamos referencia al avance de la droga y de que antes, muchos padres les decían a sus hijos, ‘fijate con quien te juntas’, no porque sea una persona mala, sino porque tiene problemas con las drogas. Hoy ya no se puede decir eso, porque se quedarían solos muchos chicos… Ese día, tomé al azar a distintos alumnos, uno de cada curso y les pregunté si en el grupo de amistades, había uno o más jóvenes que consumen algún tipo de sustancia y solamente uno me dijo que no, pero los demás, todos tenían amigos o conocidos afectados por este flagelo. Hoy no hablamos solamente de los chicos de la esquina, el problema es mucho mayor”. El presidente de la Federación de Pastores comentó que “con un grupo de personas estamos tratando de impulsar una ley a nivel provincial, para que cada pueblo y cada ciudad, tenga una mesa coordinadora, una secretaría, un área o como se pueda llamar legalmente, que atienda específicamente el tema de las adicciones. No queremos hacerlo nuevamente desde la Fundación ‘Nueva Esperanza’, sino que tenga aún más representatividad, por lo que sería positivo que esto se coordine desde el Estado”.

– ¿Qué dependa de la provincia o de cada municipio?

– Habrá que evaluar cómo hacerlo, pero que cada lugar tenga un sitio representativo para tratar este problema y no solamente con alguna charla, sino con un abordaje más fuerte. A esto también lo tenemos que hacer desde la participación social, porque si nos quedamos desde lo que no se hace, nos quedamos no haciendo. En Nogoyá por ejemplo, realizaremos una movida social en distintos barrios, apuntando a que el tema de las adicciones no falte en las reuniones barriales, en los encuentros de las instituciones… No es una elección de que si la Iglesia trabaja con esto o no, o si el pastor tiene un llamado a los adictos o no, hay una necesidad de hacerlo y nosotros debemos capacitarnos para atenderlos, porque son cada vez más los afectados.

– ¿Falta más atención desde las Iglesias al problema de las drogas?

Con mi esposa estamos juntos en la Mesa de Gestión de los CIC (Centro de Integración Comunitario), por lo que he visitado a casi todos en la provincia y en ninguno vi presencia de la Iglesia y eso me alarma. En general, veo que la Evangélica está atendiendo y en la Católica no lo hacen, porque no está dentro de su plan de desarrollo, de modo que le haría falta una vueltita más a esta lucha. El de las adicciones, es un tema que me hace ruido continuamente. Y el ejemplo máximo que tenemos como cristianos es a Jesucristo, que andaba por las calles de las ciudades, que estaba entre la gente y con todo tipo de gente y no hablaba de política o de una religión, sino de la fe, de una nueva vida y eso tenemos que lograr nosotros… En las reuniones que se hacen por los temas de la droga, los concurrencias muchas veces terminan diciendo lo mismo, que la policía no hace nada, que el gobierno no hace nada, pero nosotros no nos juntamos a hablar de eso, lo hacemos para ver en qué podemos ayudar para que las personas no caigan en la adicción o darles atención a los que ya sufren este flagelo.

– ¿Cuáles son los desafíos para 2014 para la Federación de Pastores?

Estamos elaborando un listado de los pastores que tenemos en la provincia, para seguir trabajando con todo ellos en red, en unidad… Como institución, uno de los objetivos centrales es lograr la personería jurídica y después hay otras metas, como seguir trabajando en distintos aspectos que preocupan a la sociedad. A fines de año, nos pronunciamos ante los saqueos que se registraron, no a favor del gobierno de turno, sino a favor de la paz social. Hay que luchar por nuestros derechos, pero haciéndolo de manera civilizada, razonable y pensante, no con agresiones. Como ciudadanos debemos tener un mayor compromiso social, que es trabajar con la gente… No se necesita ser político para hacerlo y eso queremos inculcarlo desde la Iglesia.