Se suman más opiniones políticas en contra de la reforma del Código Penal

0
0

congresoUna vez más una iniciativa del oficialismo logra encolumnar a la variopinta oposición detrás de una misma postura. En este caso es el rechazo a la posibilidad de un debate cercano para reformar el Código Penal, una voluntad que el Gobierno todavía no anunció pero que quedó evidenciada desde el momento en que encargó a una comisión de especialistas que redacte un anteproyecto. El texto por estos días descansa en la Casa Rosada.

Quien tomó la delantera en el rechazo a la medida fue Sergio Massa. El líder del Frente Renovador fue el primero en criticar los puntos que salieron a la luz del anteproyecto: sostuvo que se reducen penas para numerosos delitos y que con ello se premia al delincuente. El diputado redobló la apuesta y aspira a juntar 5.000.000 de firmas para llamar a una consulta popular sobre el tema.

Con el correr de los días, otras fuerzas se sumaron a la oposición que adelantó Massa. Tal es el caso del radicalismo, el PRO, la Coalición Cívica y Proyecto Sur, que sin embargo no respaldaron la idea de una consulta popular.

En las últimas horas fijaron posición el macrismo y la UCR, dos partidos particularmente comprometidos ya que ambos aportaron representantes –Federico Pinedo y Ricardo Gil Lavedra, respectivamente– a la comisión de expertos que, bajo la coordinación del ministro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni, redactó el anteproyecto que recibió Cristina Kirchner. Ambos tomaron distancia.

En conferencia de prensa, el jefe de Gobierno Mauricio Macri aclaró este mediodía que el PRO votará en contra en un eventual tratamiento en el Congreso. Admitió que una reforma es necesaria, aunque no la consideró urgente: “Hay que debatir sin demagogias, sin populismos,fuera de un contexto electoral, sin oportunismos para tener un buen Código aggiornado”. 

El titular de la UCR, Ernesto Sanz, también pidió al Gobierno “que no envíe el proyecto de reforma” y la Coalición Cívica de Elisa Carrió consideró en un comunicado que “es tan irracional la reforma propuesta del Código Penal como lo es el llamado a consulta popular para un asunto de tanta complejidad”.

“No sólo rechazamos parte del contenido de la reforma por considerarla perjudicial a los fines de la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas y la corrupción estatal, sino que se da en medio de un contexto internacional de conflictividad y transnacionalización del crimen creciente”, denunciaron los diputados de ese bloque.

El líder de Proyecto Sur y aliado de Carrió en las últimas elecciones, Fernando “Pino” Solanas, se mostró en una línea similar: “Una propuesta de reforma de esta magnitud, que modifica la proporción de las penas y las reduce significativamente para delitos gravísimos, no puede ser realizada a tambor batiente y sin un amplio debate nacional sobre la totalidad del problema”.

La postura del FAP fue menos taxativa. El jefe de esa fuerza, el diputado Hermes Binner, defendió la reforma del Código Penal al afirmar que obliga “a debatir temas concretos”, pero señaló que “no” está “a favor de bajar las penas”.

“(El anteproyecto) nos obliga a debatir los temas concretos y saber por dónde están los peligros principales. Después viene el tema de la pena, que tiene que ser racional para el delito cometido. Este es un tema que seguramente va a exigir debate”, expresó.

En sintonía con él se pronunció el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti. “No es el momento adecuado para reducir penas. No estamos en Suiza“, dijo.