En Maciá, mataron a un jubilado de un garrotazo

0
1

patrulleroLa comunidad de Maciá no sale del estupor, tras un hecho de sangre como no había ocurrido en muchos años. Victoriano Hernández, de 75 años, llegó desde Buenos Aires hace un tiempo y se radicó en la localidad, donde tenía familiares. Tal vez buscando tranquilidad en un pueblo que tiene unos 8.500 habitantes, el jubilado alquilaba una vivienda en la zona céntrica, al lado de la vieja estación del ferrocarril. Sin embargo, fue aquí donde encontró una muerte violenta: lo asesinaron de un garrotazo en la cabeza, en un confuso episodio.

 

Un hombre de 38 años, de apellido Torres, está detenido, ya que fue señalado por vecinos como el supuesto autor del crimen. El sábado a la noche, alrededor de las 20.15, lo vieron salir de la casa, discutió con varias personas y se dio a la fuga. Llamaron a la comisaría y cuando el personal policial ingresó a la vivienda se encontró con el cuerpo sin vida de Hernández.

 

Los primeros indicios y la autopsia realizada por el médico forense determinaron que la muerte violenta se produjo por una fractura de cráneo. En el lugar, la Policía secuestró un palo de madera, que podría ser el arma utilizada.

 

Poco después, con los datos aportados por algunos vecinos, Torres fue detenido. Tras la intervención de la Fiscalía, el hombre fue imputado por el homicidio y trasladado a la jefatura Departamental de Tala, donde se encuentra alojado.

 

Desde la Policía se informó que los motivos que desencadenaron el homicidio hasta el momento se desconocen, pero no se descarta ninguna hipótesis. Se supo que la víctima y victimario se conocían con anterioridad, pero no se sabe si tenían algún problema o deuda pendiente.

 

Una versión indica que Hernández era allegado a un grupo de personas jóvenes de Maciá, con antecedentes policiales de hechos delictivos, del que también formarían parte personas que se radicaron en la localidad pero serían de otras ciudades de afuera de la provincia, presumiblemente de Rosario.

 

En este sentido, el crimen se relacionó con el robo de un pequeño negocio ocurrido el día anterior, que está ubicado en la esquina de la vivienda de Hernández. Al parecer, el hombre habría sabido quiénes eran los autores del asalto, y uno de ellos decidió ultimarlo para ocultar la evidencia.

 

De todos modos, esta es solo una versión de las tantas que han circulado en Maciá en los últimos días, donde los comentarios sobre el asesinato corrieron como reguero de pólvora, publicó Uno.