Di Stefano: “A medida que el dólar no se mueva, la calma llegará al comerciante”

0
1

1399 distefanoPara conocer sobre las perspectivas que se avizoran para este primer semestre de 2014, luego de la devaluación del peso dispuesto por el gobierno nacional, el economista Salvador Di Stefano habló con FM Libertad 98.3, opinando que “no hay que dramatizar la situación. Argentina venía con un plan monetario y cambiario, donde la inflación estaba en el 25% anual, es decir, mucho más alta que la tasa de interés (15%). Mientras tanto, había un dólar que cada vez era más barato, tanto que era más accesible vacacionar afuera del país que en Argentina y hasta nos dimos cuenta que el Mercedes Benz valía lo mismo que un VW Vento… Hubo un cambio de conducción en el Banco Central y esto derivó en una variante en la política monetaria y cambiaria, con modificaciones en la tasa de interés, en la de plazo fijo o para tomar un crédito… Se dio todo junto, algo que no sucedía desde hace 12 años, lo que inmovilizó a muchos comerciantes que decidieron no realizar operaciones hasta que el sistema se aclare. Creo que estamos viviendo una situación particular y en los próximos días, a medida que el dólar no se mueva mucho más que $ 8,10, la calma va a ir llegando al comerciante, que se va a ir adaptando a esta nueva forma de hacer negocios, donde prima lo contado por encima del crédito y el plazo y la situación se va a ir normalizando. El nivel de actividad caerá lógicamente, porque la suba del dólar ha generado aumentos de precios, por lo que un asalariado perdió poder adquisitivo, lo mismo el jubilado… Ahora la persona que está ligada a una actividad exportadora, va a estar mucho mejor, el ingreso (por el aumento del dólar) se incrementará, de modo que algunos se beneficiaron y otros se perjudicaron”.

– ¿Hasta cuándo cree que durará este reacomodamiento económico?

– Primero hay que aclarar que el desequilibrio estuvo en años anteriores, devaluando menos que la inflación. Ahora se ajustó lo que estaba desajustado. El mismo gobierno, que lo desajustó, en lugar de tomar la medida lentamente, lo hizo en una política de shock y eso genera preocupación.

– ¿Por qué cree que el gobierno no fue haciendo estos ajustes a lo largo de estos 10 años?

– Hablo de economía, todavía psicología la tengo pendiente… El gobierno creyó que lo que venía haciendo lo realizaba bien, pero empezó a tener resultados negativos… No han tenido un buen resultado electoral, se optó dejar pasar las fiestas para hacer estos ajustes. Recordemos que el gobierno fue primera minoría en los comicios, ganó en algunos distritos, pero en los grandes, perdió. Me parece que cuando hizo esa elección, que no fue buena, se dio cuenta que tenía que hacer algunas correcciones. La idea es implementarlo ahora, la gente está vacacionando, las noticias no pesan tanto en lo económico y en marzo o abril, esto ya estaría encausado…

– ¿Hay conspiración, especulación…?

– No creamos la historia conspirativa que a veces nos cuentan. El dólar se devaluó porque el gobierno quiso que así sucediera. El Estado lo puede hacer, porque es el que tiene más poder y más fuerza en una economía…

– ¿Las discusiones salariales de las próximas semanas, son claves?

– Sí, porque el asalariado necesita un aumento de un 35% para, en buena medida, recuperar el poder adquisitivo perdido…

– El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, le pidió a los sectores productivos que vendan los granos almacenados, pero muchos productores esperan que el dólar siga aumentando. ¿Hay especulación?

– Capitanich y el gobierno, con el campo, tienen un gran déficit… Ellos, no tienen ni idea de cómo funciona… Hoy el campo argentino debe tener 7.000.000 de toneladas sin vender, de las cuales 3.500.000 son las que pasan de una campaña a la otra y 3.500.000, que se va a vender en el transcurso de febrero, marzo o abril, con el empalme de la próxima campaña. Lo que no entiende el gobierno es que en el campo, hay tres monedas, está el peso, el dólar y la soja. El ruralista va vendiendo a medida que necesita pagar un fungicida, una cosechadora, para sembrar, para comprar algún repuesto, para gas oil… Ellos no entienden que la soja es una moneda, no es una mercadería, la toma como un resguardo de valor. Tampoco hay una cantidad enorme sin vender, que representaría unos U$S 1.500.000.000. Si Argentina depende de ese dinero para vivir los próximos 3 meses, estamos al horno con papas, si tenemos en cuenta que este país posee un PBI de U$S 500.000.000.000 y ¿estamos llorando por U$S 1.500.000.000…?

En eso, Capitanich, con todo respeto, se equivoca.

– ¿Hasta cuándo el comerciante tiene que esperar para vender?

– El que no vende está cometiendo un error gravísimo, porque lo más importante en una empresa, es el cliente. Si uno elige esta profesión tiene que comerciar, pase lo que pase, como le ocurre a todo el mundo en la vida. No puedo elegir cuando vender en función de la situación económica. Lo que la gente tiene que hacer es no comprarle más a ese comercio, si es así…

– Ellos dicen que venden y no pueden reponer, porque la mercadería le va a salir un 15% o un 20% más.

– La vida está llena de riesgos. Puede vender a mayor precio, a menor precio o cambiar la plata. Argentina es así. Hoy la situación es difícil para el asalariado y el jubilado, pero también es cierto que hay muchos comercios que en los últimos años se llenaron de plata, entonces porque hoy tengamos una situación un tanto confusa, no puede cerrar el negocio y dejar a los clientes en la calle. Tiene que abrir, aparte han hecho un stock, han comprado a los precios posibles y que un día malvendan un producto, no le va a cambiar la vida, ni a dejarlo pobre. Con todo lo que remarcaron, cuando no vendan, para el 15 de febrero estarán haciendo ofertas… No hay que dramatizar, hay que asesorarse y tener un escenario mejor a futuro. No veo drama y no creo que esto explote. Está más difícil para un jubilado que para un comerciante…

– ¿Qué quiere decir que no explote?

– Hay un montón de analistas que dicen que este país está mal… Yo no lo veo de esa manera, si vamos a tener una campaña de soja de más 50 millones de toneladas y con un tipo de cambio favorable para el campo. Toda esa plata va a entrar de marzo en adelante. El año pasado se vendieron 950.000 autos, hubo record de ventas de motos, electrodomésticos, no me parece que estemos en una crisis explosiva, sí hay que tomar las medidas del caso… A lo mejor los próximos años no sean tan buenos como estos, por lo que la recomendación es que junten algo de plata, traten de mirar el negocio integralmente, invertir y capacitar a su personal….

– ¿El Estado tiene que ajustar también?

– Sí. Vamos a una casa: si una familia gasta más de lo que le ingresa, ¿qué ocurre…? Tiene que hacer algún cambio. El Estado debería hacer lo mismo, lo que pasa es que en los últimos años, cometió el error de gastar más de lo que le ingresaba y financiaba ese gasto con impresión de moneda. Esas cosas no van, un estado provincial, municipal y nacional debería manejarse igual que una familia. Los ingresos tienen que ser más altos que los egresos y si hay que comprar un bien preciado, hay que tratar de sacar un crédito… Pero Argentina no tiene acceso al mismo, porque no le pagó a nadie…