Fargioni: “Protegemos los cultivos y cuidamos el medio ambiente y la salud”

0
3

FargioniLa Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas es una entidad sin fines de lucro creada para desarrollar, fomentar y difundir la aviación agrícola en todas sus aplicaciones. Es su misión trabajar en conjunto con otras entidades para formular y ejecutar iniciativas que tiendan a la protección, mejoramiento y progreso de la actividad en el país y el MERCOSUR. Esta semana nos visitó Mauricio Fargioni, dirigente de la FEARCA, institución creada en 1994 y que 2 años después fue legalmente conformada.

“Consideramos que es importante informarle al público en general sobre nuestra actividad, para poder contar cuál es el rol de la aviación agrícola en la producción y lo fundamental que es, para que lleguen buenos alimentos a los consumidores” dijo Fargioni, quien detalló que “está el caso típico del arroz, que va directo del campo a la mesa o del trigo, a través del pan y de los derivados de la harina. Trabajamos fuertemente para proteger los cultivos, pero cuidando el medio ambiente y la salud, esos son nuestros pilares. Queremos que no se desvirtúe, a través de personas que no están bien informadas, lo que significa la agroaplicación y los beneficios que trae”.

– En Entre Ríos precisamente se está analizando en la Legislatura, un proyecto que regula la aplicación de agroquímicos. ¿Qué análisis realiza?

– Nosotros decimos que luego de un estudio profundo, es importante que se modifiquen las leyes, porque el mundo va evolucionando. También hay que tener en cuenta que la tecnología nunca retrocede, siempre va en post de la mejora de la calidad. Mucha gente vincula a esta actividad con algún riesgo en particular y les aclaro que somos nosotros, los que hacemos el trabajo y los que cuidamos de sobremanera el lugar donde estamos operando. Esta actividad no es para cualquiera que quiera empezar, no es de un día para el otro. Primero hay que efectuar un curso de piloto privado, el de piloto comercial y cada licencia lleva unas 600 horas de vuelo. Y tampoco va a ser sencillo que uno empiece a trabajar después de esas 600 horas, hay otras normativas que cumplir de la Administración Nacional de Aviación Civil, que nos regula en la parte aeronáutica y tenemos que cumplir las normativas del Ministerio de Producción de cada provincia. Se cumple con una serie de requisitos antes de poder hacer la actividad.

– ¿Cuántos agroaplicadores hay en el país?

– Hay alrededor de 1.000 empresas, casi todas familiares. Generalmente está la esposa, los hijos, los hermanos, padres y todos participan… En cuanto a la ubicación geográfica de las mismas, podemos decir que en la Patagonia hay poco trabajo, en Mendoza hay algunas firmas, lo mismo que en Cuyo y mayor parte, está en la zona núcleo, en el NOA y en el NEA.

– ¿Cuáles son las mayores preocupaciones que tiene el sector y los desafíos pensando en el 2014?

– Precisamente nos preocupa cómo enfocan este tema ciertos grupos que no quieren informarse. Hemos invitado a muchas de estas personas a nuestros congresos para que escuchen y conozcan. Ellos aseguran defender el medio ambiente, pero no lo hacen desde el conocimiento… Y en cuanto a los desafíos, se perfila un futuro con mucho desarrollo de la tecnología; ya es sorprendente como a través de la informática, se lograron nuevos equipos que están entrando al país, que son ultra seguros y con equipamiento de primera línea. Sabemos que la aviación en los cultivos, será una herramienta cada vez más necesaria, porque es práctica y efectiva; con buenas condiciones climáticas, podemos hacer en una hora el trabajo que hace una máquina en más de medio día.

aviones– ¿Tienen muchos corto-circuitos con los ambientalistas?

– Yo soy ambientalista y mi familia también lo es. Vivía en el campo, fui a una escuela rural, defiendo todo lo que es la naturaleza. Pero hay gente que muchas veces por no saber, se equivoca. Un ambientalista muy famoso, el activista Mark Lynas, a mediados de los 90 organizó numerosos movimientos en el mundo en contra de los alimentos transgénicos y este año, fue a un Congreso Internacional de Agricultura y pidió disculpas por lo que había hecho. Este escritor y periodista británico, dijo que se informó mal y ahora no duda en apoyar a esta tecnología. Un maíz transgénico necesita casi nada de insecticida, en la soja pasa lo mismo. Estos adelantos, no se usan porque a alguien se le ocurrió implementarlos, sino porque son convenientes para todos.

 

Comments

comments