Urribarri se reunió con las principales autoridades de la Iglesia Católica en E. Ríos

0
2

reunionLos obispos entrerrianos avanzaron este jueves con el gobernador Sergio Urribarri sobre la incorporación curricular de los valores cristianos en los colegios de gestión privada. El mandatario incorporó a la agenda del encuentro el tema de la droga y el narcotráfico para proponerles la constitución de una red social de prevención de adicciones con la participación de la Iglesia y entidades civiles y la construcción de dos centros de rehabilitación. Se planteó además la intención de articular las acciones de la justicia federal con la provincia.

 

Los monseñores Juan Alberto Puíggari, de Paraná, Jorge Lozano, de Gualeguaychú, y Luis Collazuol, de Concordia, habían solicitado una audiencia con Urribarri con el fin de darle a conocer las conclusiones de un congreso de educación católica que realizaron meses atrás y solicitarle la incorporación de catequesis a la currícula de las escuelas de gestión privada. La idea es dar respuesta a una necesidad social de educar evangelizando e implementar en la educación la identidad propia de estas escuelas católicas.

 

“Fue muy bueno el encuentro porque se dio un diálogo muy sincero, muy franco. Nos vamos todos satisfechos con lo que nos explicó el gobernador”, sostuvo a modo de balance monseñor Puígarri.

 

El gobernador acordó con los prelados avanzar en el estudio de la propuesta de modo de iniciar el ciclo lectivo del año próximo con las reformas solicitadas.

 

Acompañado por el vicegobernador José Cáceres y los ministros de Educación, Eduardo Lauritto; de Gobierno, Adán Bahl, y de Cultura y Comunicación, Pedro Báez, además de la secretaria General y de Relaciones Institucionales, Sigrid Kunath, Urribarri incorporó a la agenda del encuentro el tema de las adicciones y el narcotráfico para invitar a la Iglesia a sumarse a una red social de prevención de adicciones en la que el Estado avanzará junto a las entidades civiles vinculadas a esta problemática.

 

También les entregó un informe de lo realizado en estos últimos seis años y les adelantó que se van a construir, con fondos provinciales, dos centros de rehabilitación (uno en la costa del Paraná y otro en la costa del Uruguay).

 

Sobre el narcotráfico, el gobernador mencionó que el Estado provincial está trabajando para articular acciones con la justicia provincial y la federal, de modo de hacer más efectivas las acciones sobre los máximos responsables de este flagelo.

 

“En Concepción del Uruguay se hizo el congreso de educación católica y queríamos traerle al gobernador algunas preocupaciones propias de ese campo y luego salió el documento narcotráfico así que también se habló de este tema”, comentó Puígarri, quien destacó la satisfacción de la Iglesia porque en el nuevo Código Civil y Comercial que se está tratando en la Legislatura nacional quedó establecido que la existencia de la persona humana comienza con la concepción.

A su turno, monseñor Lozano dijo que “frente al problema de las drogas hay tres ámbitos a considerar: uno el que tiene que ver con la educación y la prevención. En este sentido, comentamos algunas iniciativas de la Iglesia. También en el ámbito de la asistencia hicimos mención a los grupos de autoayuda que promovemos. Y el tercer ámbito tiene que ver con la persecución del delito en sí, y en el cual los particulares no tienen injerencia, sino que es responsabilidad del Estado. En ese marco, charlamos sobre cómo agilizar la cuestión vinculada a la justicia o las fuerzas de seguridad”.

 

Luego sostuvo que “nos preocupan varios tipos de conductas autodestructivas en niños, adolescentes, jóvenes y adultos. Algunas conductas tienen que ver con niños que se inician en el consumo de alcohol a edades cada vez más tempranas y esto incide también en una mayor cercanía con el consumo de drogas. Además, la adicción al alcohol a veces genera en los adultos conductas de violencia familiar y la adicción al juego compulsivo hace que muchas veces familias de escasos recursos terminen gastando lo poco que tienen en algún tipo de oferta de juego”.

 

Y consideró que la droga “no es un problema de estadísticas o de números sino de vidas, de familias, que es lo que a nosotros nos llega. Mamás que ya no saben qué hacer con sus hijos o docentes que también nos acercan estas inquietudes, siempre en la línea del querer ayudar y querer estar cerca del que sufre, no criminalizando al adicto sino viendo cómo hacemos para poder brindarle un horizonte de sentido y expectativas de vida vinculadas a una vida sana y favorables para la felicidad”.

 

Luego Lozano mencionó que tanto el gobierno provincial como la Iglesia tienen proyectos, algunos de ellos comunes, para atender este flagelo. “Aunque no los hayamos definido algunos de ellos son generar espacios para la actividad deportiva, escuelas de capacitación técnica y laboral. A partir de aquí nos sentaremos a mirar la carpeta que nos han entregado y ver cuáles son las cosas en las que nosotros podemos colaborar y apoyar”, afirmó.

 

En materia de educación, el obispo de Concordia, Luis Collazou, indicó que “la idea de este encuentro era plantear lo que había salido en el Congreso Provincial de Educación y el lugar que tiene que ocupar la educación pública de gestión privada, y en especial, la educación católica en todo lo que es este servicio a la comunidad”, acotó.

 

En ese sentido, dijo que se valora la historia de la educación católica en la provincia y “el aporte que puede hacer a la consideración de lo espiritual en la formación integral de chicos, el adolescente y el joven. Fundamentalmente nos preocupa que esa formación integral se pueda dar en todas sus dimensiones: la humana, espiritual y psicológica. El crecimiento de la persona en lo físico, intelectual y en los valores que deben animar en la vida social”, agregó.

 

En cuanto a la respuesta del gobernador, Collazou sostuvo: “Hemos compartido y coincidido en los valores esenciales que deben animar la educación. La educación pública tiene dos ámbitos: el subsistema de educación privada y el de gestión estatal. La educación de gestión privada está acompañada por el subsidio que da el Estado en lo económico, y los planes y lineamientos curriculares que se dan a nivel nacional y provincial. En ese sentido, está la preocupación que se incorpore los valores cristianos en la caja curricular; valores que tienen que animar los proyectos educativos en base a los idearios de cada una de las instituciones”, concluyó.

 

Comments

comments