Recomiendan que se vacunen todos los adultos por la Hepatitis B

0
0

vacunas2En el futuro, los casos de trasplante de hígado por causa de la hepatitis B podrían dejar de producirse en la Argentina ya que ahora está disponible una vacuna con tres dosis las que son gratuitas en centros públicos.

Según informó el INCUCAI, en la Argentina 982 personas se encuentran en lista de espera para un trasplante hepático y de ellos, 28 necesitan la intervención por la cirrosis hepática por el virus de la hepatitis B.

Ramón Dagnino lo aconseja desde su propia experiencia: “Si existiera una vacuna contra el VIH creo que todo el mundo se la daría. La hepatitis B también se da, al menos mayoritariamente, por vía de transmisión sexual, cuesta vidas y te puede pasar tranquilamente. Entre un pinchazo y un trasplante, les recomiendo que elijan el pinchazo”. El hombre, de 59 años, fue sometido a un trasplante de hígado hace cuatro años y llegó a necesitarlo porque se había infectado con el virus de la hepatitis B, que le provocó una falla hepática fulminante.

“La historia de vida de Ramón es muy importante”, dijo ayer la responsable del programa nacional de control de enfermedades inmunoprevenibles del Ministerio de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. Señalando además que la vacuna representa una gran esperanza. “En este momento es la hepatitis B la principal causa de falla hepática fulminante. Vacunando se puede interrumpir la transmisión, controlarla y erradicarla. Los niños están vacunados y en los menores de 20 años ha disminuido la incidencia en forma notable. Lo que vemos es que entre los 20 y los 40 años se da la mayor cantidad de casos que pueden evolucionar a hepatitis B crónica, a cirrosis y hasta a cáncer de hígado. Entonces, teniendo una herramienta segura y eficaz para prevenirla, en la Argentina no nos puede pasar que tengamos entre diez y doce trasplantes hepáticos al año por esta causa”, advirtió Vizzotti.

Para vacunarse, las personas deben ir a los centros de salud pública. Deben recibir tres dosis: la primera, al mes la segunda y a los seis meses, la tercera.

El infectólogo Pedro Cahn sostuvo: “Desde el punto de vista estrictamente económico, la estrategia del Ministerio de Salud de la Nación es una de esas intervenciones que pueden ser consideradas de bien público porque el beneficio trasciende al individuo vacunado. Si está vacunado, no transmite esta infección a otros”, agregó.

El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Gustavo Lopardo, señaló a su vez que “la incorporación de esta vacuna en el calendario en 2000 tuvo un impacto importante porque todos los chicos de menos de 13 años fueron vacunados y están protegidos.

Sin embargo, todos los que nacimos antes de 2000, si no fuimos vacunados, estamos en riesgo.

Esta iniciativa de universalizar la vacuna sin duda es muy importante. Sabemos que después de la disponibilidad de agua potable, las vacunas en su conjunto son la segunda medida que tiene impacto en prevención de enfermedades infecciosas y en salud pública”.

 

Comments

comments