El Indec estimó que en octubre una familia pudo comer con $25,31 diarios

0
0

superConforme enseñan los libros de economía, la inflación castiga más a los hogares pobres e indigentes, principalmente por sus variadas condiciones de reunir recursos fijos, desempeñarse en empleos precarios y de baja calificación y no tener capacidad de ahorro para poder anticipar compras. En apretada síntesis, eso fue lo que reflejaron los cálculos del Indec, habida cuenta de que para el organismo el promedio de precios al consumidor había aumentado menos que las canastas básicas, 0,89 por ciento.

 

Sin embargo, esa teoría parece nuevamente burlada en la comparación de mediano plazo, como los últimos doce meses, puesto que mientras el IPC oficial se incrementó 10,5%, la canasta básica de alimentos se encareció sólo 6,5% y la total 9,2 por ciento.

 

De ahí surge que la inflación para los sectores de la población de mayores ingresos fue en los últimos doce meses sustancialmente más alta que la que afectó al extremo menor.

 

Para el Indec, un hogar con un salario mínimo, vital y móvil puede vivir casi dos meses

 

Dado que una familia tipo se conforma por dos adultos y dos menores que consumen en forma agregada el equivalente a 3,09 mayores, el gasto medio de los hogares destinado a alimentos básicos se estimó en $8,20. Mientras que el gasto agregado, con servicios esenciales, se calculó en $18,70 diarios por adulto equivalente.

 

Esos valores se ubicaron muy por debajo del salario mínimo vital y móvil para un trabajador, que desde agosto y hasta diciembre se estableció en 3.300 pesos.

 

Pero también, resultaron muy inferiores a los $2.079,7 que midió la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericana para la canasta básica y $3.719,6 para la canasta básica total, consignó Infobae.

 

Comments

comments