Spahn y Bussón: Ecos de una conquista histórica

0
2

busson y spahnEs una pena pero la realidad está determinada de esta manera. En el ámbito periodístico, un suceso va ocultando a otro. Sea por su importancia o por su cercanía en el tiempo. Lo esencial es que el hecho no sea vencido por la indeferencia y que tenga su rol protagónico en muchos lugares. ¿Cómo por ejemplo? La consagración mundial Sub 22 de las crespenses Lucila Bussón y Melina Spahn. Las chicas dieron la vuelta en el certamen de trinquete desarrollado en Mercedes, Uruguay.

Juntas desfilaron por diversos medios en las primeras horas posteriores a la consagración. Con orgullo y felicidad, narraron la sensación de colgarse el oro en esta disciplina.

– ¿Se apuntaba a una medalla en el inicio del proceso?

Bussón: – No, para nada. Es más, el entrenador si bien tenía un poco de fe en nosotras, no se imaginaba un lugar en el podio. Veníamos entrenando mal al principio. Éramos 20 las preseleccionadas de todo el país, luego con los recortes fuimos siendo cada vez menos. A partir de eso los entrenamientos comenzaron a ser cada vez más intensivos, a veces jugábamos con varones, nos entrenaban más fuerte. Ahí comenzamos a pulir cosas. Cuando llegamos a Uruguay, viendo nuestro nivel y el de las rivales, hubo mayor confianza. Pero verdaderamente la de oro no estaba en los planes.

Spahn: – Siempre nos faltaba una chica para completar el entrenamiento. Entonces peloteábamos con nuestro entrenador o con algún chico de la selección. Eso nos hacía bien porque nos aumentaba la exigencia. Teníamos que hacer un mejor partido para ganar.

– ¿Cómo fue el debut ante México?

Bussón: – Contra México nuestro partido no fue bueno. Ganamos bien el primer set, pero el segundo fuimos un desastre y el tercero lo ganamos 10-3 bien. No era un partido para tres set.

– …y con Uruguay?

Spahn: – Era el rival a vencer para ganar la zona. Se ganó de manera complicada. Estábamos 0-1 en set y 7-14 en el segundo. A un punto de perder el partido y de no poder ganar el grupo. No sé cómo hicimos pero levantamos el partido. Todavía no puedo creer ese resultado porque era muy complicado revertir tantos puntos adversos.

– En la final hubo un cambio en el equipo uruguayo. ¿Por qué? 

Spahn: – Yo pienso que tuvo que ver porque la delantera que jugó el primer partido con nosotras, tenía 13 años y tenía mucha presión. Estaba muy nerviosa. Para mí que fue un factor para tomar esa determinación.

Bussón: – Todo el público la estaba viendo a ella. Eso nos lo marcaba el entrenador. Toda la presión la tenían ellas (por Uruguay) porque las iban a ver. Nosotras no teníamos que cargarnos ningún tipo de presión. “Miren toda la gente que entra, todo el mundo viene a verlas a ellas”, nos señalaba nuestro entrenador (Martín Azcoitía).

– ¿Qué les dijo el Ruso Dorato cuando llegaron?

Bussón: – Lloraba, estaba muy emocionado. En la cena antes de irnos a Uruguay, él tenía muchísima confianza en nosotras. Le seguíamos el tren pero interiormente no creíamos que podíamos lograr un podio. Cuando llegamos nos dijo: “Vieron que iban a traer la de oro, vieron que íbamos a tener otras campeonas mundiales”. Tal como nos lo había dicho antes de viajar.

– La final pareció ser el encuentro más sencillo

Spahn: – Fue el partido más fácil.

– Termina la final con Uruguay, ¿qué pasa por la cabeza del deportista cuando se consagra campeón del mundo?

Spahn: – Al principio uno no cae, no termina de entender que es campeona del mundo. Nosotras nos tuvimos que quedar adentro de la cancha solas festejando, porque no podía entrar nadie del equipo.

Bussón: – Por lo general en todos los mundiales, ingresa la delegación a festejar con las titulares. En esta ocasión no nos dejaron ingresar. Quedaron ellas solas adentro, nosotros afuera en la parte inferior y la hinchada argentina ubicada en la parte superior. Nos juntamos afuera, empezamos a festejar, a saltar, a abrazarnos…, estábamos todos y ellas adentro hasta que pudieron salir.

– En las charlas internas del equipo, antes del partido con Uruguay, ¿el entrenador estaba convencido de que podían ganarle?

Bussón: – Sí, estaba seguro del triunfo. Nos dijo “en ningún partido estuve tan convencido del triunfo como en esta final”.

– Uno pensaba que si le tocaba España, la iban a tener más difícil. ¿Era así?

Spahn: – Sí, supuestamente era la selección que iba a pelear el oro.

– Perdieron en semifinales con Uruguay.

Bussón: – Ese partido lo perdió España. Fue más eso que un triunfo de Uruguay. No sé si fue exceso de confianza, pero se entregaron casi de inmediato, tuvieron poca actitud.

– Estando en Uruguay, ¿sabían de todo lo que estaban generando en Crespo?

Spahn: – No, no imaginábamos que fuera para tanto…

Bussón: – …como la pelota paleta no es un deporte popular, no esperábamos tantas repercusiones.

– ¿Cómo sigue el tema selecciones para ustedes?

Bussón: – Pienso que no habrá más concentraciones hasta el año próximo. Quizás haya algún argentino o entrerriano, pero el tema de selecciones está terminado. En 2014 tenemos el Mundial Absoluto de Mayores en México. Para ese certamen veremos si podemos estar. Será con tres modalidades: frontón, trinquete y frontenis. Esperamos estar en alguna.

 

Comments

comments