Salud: ¿Se pueden prever la muerte o las secuelas producidas por un ACV?

0
3

EL 29 DE OCTUBRE DE CADA AÑO SE CONMEMORA EL DÍA MUNDIAL DEL ACV, CON EL FIN DE COLABORAR A LA PREVENCIÓN DE ESTE FLAGELO QUE AFECTA SUBITAMENTE A GRAN PARTE DE LA POBLACIÓN

ACV tiposContrariamente a lo que su nombre parece sugerir, un ACV (accidente cerebrovascular) no es un acontecimiento fortuito ni excepcional: en la Argentina ocurre un caso cada 4 minutos, 2 por cada hora son fatales. Está íntimamente ligada a la hipertensión arterial, condición que según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo afecta al 34,4 % de los argentinos mayores de 18 años. Además, 1 de cada 3 personas con grado severo de hipertensión arterial, mal que afecta a más de un tercio de los argentinos, puede sufrir un ACV en los próximos 5 años si no se trata. Esta es la primera causa de discapacidad en países desarrollados según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus consecuencias dependen del área afectada, pero en casi todos los sobrevivientes hay rehabilitación posible. Entonces, ¿se puede prevenir un ACV? Prácticamente no, pero como los factores de riesgo de sufrir este shock son similares a los de las enfermedades cardíacas, algunos efectos de un ACV se podrían aminorar, si el paciente es atendido clínicamente dentro de las 6 horas posteriores al ataque, por lo que el daño podría revertirse.

síntomas ACVEvidentemente, la carrera contra el tiempo, los medios medicinales tecnológicos y la información adecuada de cómo actuar, son la pirámide fundamental para salvar la vida de quien atraviesa esta situación. El Observador dialogó tiempo atrás sobre este tema, con el Dr. Gustavo Cuadros, neurocirujano que atiende los casos que se registran en Crespo, Seguí, Viale y zona de influencia, ante la ausencia de profesionales con esta especialidad en el radio inmediato. El profesional dijo: “El accidente cerebrovascular implica el desarrollo de una situación de urgencia, puesto que como todo accidente es instantáneo e inesperado. No obstante ello, aparecen algunos síntomas como dolor de cabeza o cefalea súbita, dificultad en la fluencia de lenguaje, porque la lengua se pone torpe y las palabras son mal pronunciadas. Hormigueo o debilidad en los músculos de la cara, el brazo o la pierna. Ocasionalmente puede haber mareos, vómitos y según que arteria del cerebro sea la que se ha lesionado, se verá afectada la parte motriz del organismo, que es la que más llama la atención. Es conocida como hemiplejia, provocando un déficit motor en la mitad del cuerpo. Es importante saber que las órdenes y la movilidad funcionan de manera cruzada, es decir, el hemisferio derecho dirige la movilidad de la mano y pie izquierdo y a la inversa. De modo que si se produce un ACV en el territorio de una arteria del hemisferio izquierdo, entonces vamos a tener un deterioro en el lenguaje de una persona que es diestra y sus miembros derechos serán los que sufran dificultad para el movimiento. Estos síntomas son una forma fácil de sospechar que nuestros abuelos o papás, están en curso de inicio de un evento isquémico”.

Los accidentes cerebrovasculares más frecuentes son: el isquémico y el hemorrágico, sobre los cuales el neurocirujano explicó: “El primero de ellos, es originado por un infarto, que obstruye una arteria coronaria, produciendo un déficit cerebral. El accidente cerebrovascular hemorrágico es la ruptura de los vasos sanguíneos del cerebro, generándose un ‘derrame’ de sangre en el tejido del mismo. Estadísticamente el 80% de los accidentes son isquémicos, dado que frecuentemente las personas mayores de 65 años presentan sus arterias tapadas. Dentro de este grupo de personas, entre el 15% y 20% tiene antecedentes de hipertensión y en su mayoría son hombres”.

Entre los factores o enfermedades que predisponen la aparición de un ACV, el profesional destacó la diabetes mellitus, el colesterol alto, la obesidad, el sedentarismo, el alcoholismo, la drogadicción y con respecto a este último desencadenante resaltó la nocividad de las bebidas energizantes.

ACVEl Ministerio de Salud de la Nación brinda algunos consejos que ayudarían a prevenir un ACV. Entre ellos se encuentran: controlar adecuadamente la hipertensión arterial, no fumar, tratar adecuadamente los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario, tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina), desarrollar una actividad física regular y moderada, controlar el déficit de magnesio, tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas), prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales.

La atención médica inmediata cuando alguien padece este tipo de shock es determinante para salvar la vida del paciente e incluso contrarestar las secuelas. En un primer momento se monitorean los signos vitales y rápidamente se ordena una tomografía, para obtener un diagnóstico preciso del tipo de ACV, la zona afectada y el daño ocasionado. En esta región, existen tomógrafos disponibles en Crespo, Libertador San Martín, Nogoyá, Villaguay y Paraná, lo que hace que los pacientes puedan ser prontamente chequeados. A modo de recomendación, para quienes experimentan la descompensación de alguien cercano, el neurocirujano señaló: “Es importante tomarle la presión, puesto que si es elevada es aconsejable que se le suministre un enalapril o losartán, para volver a controlarla. Hay que acostar el paciente, tranquilizarlo, sacarle los alimentos que pueda tener en la boca, para evitar trastornos en la deglución y también asegurarse que esté en un ambiente aireado, para no causarle mayores complicaciones. Inmediatamente debe ser trasladado a un centro de salud, donde se le colocará una vía endovenosa, oxígeno y se registrará su pulso, presión arterial, temperatura y la frecuencia respiratoria. De ser posible, siempre el familiar o quien acompaña el accidentado debe llevar los medicamentos que esta persona pueda estar tomando. Luego con la tomografía, el diagnóstico ya será certero y habiéndose determinado si el ACV es isquémico o hemorrágico, se tratará su evolución”.

Comments

comments