Sandra Resch: “Si un día no competís ni corrés, lo extrañás”

0
0

resch sandraElla no para de correr ni de pedalear, por el sencillo hecho de que forma parte de su pasión, por la simple razón de que su cuerpo y espíritu se lo piden casi a diario. Es uno de los hábitos saludables que poseen los atletas amateur de cualquier parte del mundo.

Sandra Resch no sólo es un ejemplo de las primeras líneas redactadas, a eso se le suma su actividad como mujer de campo, con lo que ello demanda en cuanto a las tareas cotidianas.

Sandra ha construido un año formidable. Se propuso cumplir con el cronograma del Circuito Entrerriano de Duatlón y con el Campeonato Entrerriano de Calle. No solamente que mantuvo una gran asistencia durante cada fin de semana, sino que logró el título en su categoría. “En el Entrerriano de Duatlón finalicé 4ª en la General luego de seis fechas y fui campeona en mi categoría. En las maratones terminé subcampeona en la General y primera en mi categoría, lo mismo que Walter Jacob de Crespo que anduvo muy bien”, específica la atleta crespense.

Sobre su rendimiento en un calendario tan exigente, sostiene que “es gracias a un buen entrenamiento. Bicicleta y trote todos los días, no hay mayores secretos. La base es el entrenamiento”. Un dato particular es que deja su bicicleta de ruta en un complejo de la firma Grupo Motta a unos 7 kilómetros de su casa. “La busco trotando, hago varios kilómetros en bici, la dejo y vuelvo trotando a casa. Es casi todos los días, más aún cuando estamos cerca de una competencia. Es algo que se lleva interiormente, nadie me obliga”, narra con naturalidad.

En el Entrerriano de Duatlón siempre estuvo mezclada entre las primeras de la general. Eso tiene un valor agregado, porque compiten atletas que están muy bien rankeadas a nivel nacional como María Luján Soto o Victoria Rivero. Máxime aún si decimos que hay diferencia de edad entre ellas, con lo que eso significa en pruebas tan exigentes en lo físico y mental. “Llegás al lugar de la competencia y disfrutás de los amigos, de reencontrarte con cada uno. Sabés que tenés que salir a dar lo mejor de vos sin importar el calor, el frío o la lluvia. Solamente salís”, explica Sandra quien no ha parado de correr desde julio a la fecha, con actividades prácticamente durante todos los fines de semana. “La gente es maravillosa tanto en duatlón como en maratón. Son muy buenas personas todas. Reina la buena relación”, justifica.

La deportista comenzó hace seis años con la práctica activa de este deporte, cuando todavía se organizaban las clásicas y convocantes maratones de Grupo Motta. Allí corría los 5km. Luego se volcó al rural bike, prueba que le otorga muchas satisfacciones al efectuarla. En este último tiempo se inclinó a las pruebas de las que estamos hablando.

Como mujer de campo, la exigencia es aún mayor: “Trabajo haciendo el tambo, me levanto a las 6.00, después que termino las tareas salgo a correr. Por la tarde, si no queda nada por hacer, también salgo a entrenar”, explica alguien que tiene en su marido, al talón de Aquiles. “Él está acostumbrado, feliz, me acompaña siempre en todas las carreras”, argumenta.

Se vendrán algunos meses sin competencia, pero eso no quita que Sandra relaje los músculos: “Durante diciembre y enero mantengo la práctica, no la abandono. El cuerpo solo te lo pide. Si un día no competís o corrés, lo extrañás”. Así de sencillo, así de fácil decirlo. Lo afirma con la misma fuerza de voluntad y convicción que tiene al momento de efectuarlo, de llevar su teoría a la práctica. Su imagen es la imagen del deporte amateur, simple y natural. Hace la actividad por la sencilla razón que le complace hacerlo, un fundamento que no genera discusión alguna.

Comments

comments