Las inferiores de Patronato ajustan detalles de cara al torneo de AFA

0
3

o_1362023055Antes, para el común de los futbolistas paranaenses que buscaban el sueño de jugar en la elite del fútbol argentino, lo más cercano era Santa Fe, donde Unión o Colón eran los clubes de la región que tenían salida a nivel profesional con un trabajo con las exigencias propias de un deporte de alta competencia.

Esas aspiraciones de los jóvenes, entremezclan muchas situaciones que terminan siendo desfavorables y que incidían en muchas oportunidades, para desertar de la actividad futbolística.

El viajar todos los días a Santa Fe siendo adolescente, momento en el que se están desarrollando nuevas vivencias, donde hay que subirse a un colectivo que te demanda una hora de viaje y llegar al entrenamiento que comienza temprano después de haber estado en el colegio, significa un sacrificio que no todos están preparados para afrontar.

La familia que se aleja, andar a veces solo a tan corta edad en otra ciudad más grande en horarios nocturnos en temporada invernal, son algunos de los caminos difíciles que tenía que recorrer un joven paranaense para cumplir el sueño de verse algún día como jugador profesional.

HOY, OTRA REALIDAD. En la actualidad en Paraná es distinto. Con el crecimiento de Patronato y su incursión en la Primera B Nacional, a una gran cantidad de jóvenes les puede cambiar la vida y así el proyecto de ser un profesional no será un anhelo lejano, en lo deportivo y en lo económico, porque también demanda un costo menor.

Marcelo Candia fue uno de los que evolucionó junto a Patronato. Varios años aportó al club como futbolista, pero desde 2005 cambio el rumbo y se paró del lado de afuera de la línea de cal. Siempre con la esperanza de que el club de sus amores siga creciendo, así él también se vería beneficiado.

El tiempo pasó, además ya tuvo su primera pisada fuerte cuando se hizo cargo de la primera división liguista, en la cual jugó con muchos pibes de las inferiores, pero también trabajó con jugadores de la Primera B Nacional.

Ahora el presente lo lleva por otro rumbo y otros desafíos ya que dirigirá la cuarta división dentro del fútbol afista, con la alegría siempre de tener el escudo del Rojinegro en su pecho.

-¿Soñabas con este crecimiento?

-La verdad que sí. Llevo 17 años en el club, nueve de jugador y ocho como técnico. Para nosotros es la primera vez y siempre soñamos con esto de jugar AFA.

-¿Has notado el progreso en el club?

-Se nota en La Capillita (el campo de entrenamiento de Patronato) donde antes entrenábamos en una cancha y hoy tenemos cinco o seis. También se nota en los elementos y la cantidad de jugadores. Cambió todo en Patronato, le contaba a mis allegados que nunca tuve nadie alcanzándome agua o con la utilería. Ahora tenemos todo, igual nos faltan cosas, venimos mejorando día a día, pero se nota una evolución enorme.

-Tenés la posibilidad de dirigir una división en la que los jugadores están a un paso de la primera. ¿Cómo lo trabajas?

-Creo que todas las categorías de AFA son importantes. Algo de experiencia tengo porque el año pasado me tocó dirigir la primera de la Liga Paranaense. Siempre trato de estudiar, leo y miro mucho fútbol, la llegada del nuevo coordinador (por Oscar Regenhardt) me potenció porque en 10 días aprendí muchísimo.

-¿Qué les pidió el nuevo coordinador?

-Aparte de hablar sobre cosas futbolísticas, nos recalcó sobre la forma de jugar ya que Patronato tiene un estilo, que es salir jugando, la pelota por abajo. Pero él me inculcó que si en Buenos Aires hacemos ese sistema nos puede ir mal. Nos dijo que nos adaptemos a otro estilo que también da resultados, que es jugar pelotas largas y ganar la segunda jugada. Después atacarlos, una vez que tenés la pelota en tres cuartos de cancha.

-¿Cuál fue el saldo de las pruebas de jugadores?

-Hicimos dos pruebas el año pasado y una este, ambas fueron positivas porque encontramos jugadores de un buen nivel. Ya que en un nivel menor o igual con lo que contábamos no los incorporamos. Vinieron muchos chicos de toda la provincia.

-En la Liga te bajaban jugadores con partidos en B Nacional, ¿Cómo los manejabas?

-No es fácil, la primera mitad de año nos costó porque poner pibes se complicaba. Los jugadores de la B Nacional nos los daban un día antes, eran jugadores grandes que tenía que explicarles una vez las cosas. En cuanto a la motivación una de mis características es eso, siempre motivo al jugador y tengo llegada a ellos. Siempre digo lo mismo: Jugador que se ponga la camiseta de Patronato no le tiene que importar ni categoría, ni el nivel donde está jugando.

-Ahora tenés que tener la mirada atenta porque es al revés debes subir jugadores…

-Si no sólo eso, es un desafío grande también porque voy a seguir dirigiendo la primera de Liga. Es un esfuerzo importante ya que las horas de trabajos son más, la exposición es mayor, pero es un lindo desafío porque es lo que anhelábamos.

-¿Qué proyectos tienen?

– Sabemos que nos puede costar por estar faltos de ritmo, pero estamos con fe de adaptarnos rápidamente para lograr hacer una buena performance

Entrenamientos

Los jugadores de novena, octava, séptima, sexta, quinta y cuarta división, se encuentran divididos en dos grupos en la recta previa al comienzo del torneo de AFA. Las categorías mayores realizarán sus tareas diarias en el complejo Oscar Chapino, con sus respectivos profesores y el preparador físico, Néstor Galliussi, en tanto que los menores desarrollan sus actividades en La Capillita con preparación física a cargo de Ezequiel Pauloni.

Los conductores

En Patronato ya está todo planificado para el arranque del campeonato y en las divisiones inferiores el coordinador general será Oscar Regenhardt.

La secretaria técnica deportiva estará a cargo Martín de León, en tanto que en el área de desarrollo deportivo se hará cargo Ezequiel Lavayén.

En la cuarta división el DT será Marcelo Candia, en la quinta Ariel Giacinti, en la sexta Daniel Cerutti, en la séptima y novena Claudio Sangoy y en la octava Martín Vicent. Los preparadores físicos serán Néstor Galluzi y Ezequiel Pauloni.

El recuerdo de su mentor

Marcelo Candía no pudo evitar hablar de uno de sus profesores dentro de esta profesión, con tristeza y al borde de las lágrimas, recordó a Hugo Arquiel, recientemente fallecido: “Fue un dolor enorme, Hugo era un padre para mí. La familia me adoptó como un hijo. Viví muy cerca los últimos días y fue un dolor enorme que hasta el día de hoy me cuesta aceptar que no esté más con nosotros. Me enseño, la pasión y la forma de hablarle al jugador y también me dejo una frase que no voy a me voy a olvidar nunca: ‘El jugador es el protagonista, y hay que hacerse querer por ellos’”.

El Diario

Comments

comments