Una ola de ACV diezma a los argentinos

0
1

¿Usted experimenta algunas veces falta de sensación de la movilidad de sus miembros, debilidad o parálisis repentina en la cara, el brazo o la pierna? ¿Siente confusiones súbitas o problemas espontáneos para hablar, entender o ver bien? ¿Tiene frecuentes dificultades para caminar, mareos, vértigos, pérdida del equilibrio o falta de coordinación? Si la respuesta es , el consejo amigo de El Observador es que vaya urgente a visitar a un buen médico. El 29 de octubre, es el “Día del Ataque Cerebral”, mal que crece en forma geométrica en el mundo. Según las estadísticas nacionales, en Argentina ocurren entre 100.000 y 190.000 casos por año, lo que equivale a decir que en un promedio, se sucede un ataque cerebral cada 4 minutos. Esto convierte a la afección en la 2da. causa de muerte en adultos y la 1º de discapacidad permanente. Asimismo, se calcula que el 30% de las personas que sufren un episodio de estas características fallece en el primer mes posterior. Sólo el tratamiento integral adecuado y extremar los hábitos preventivos, harán posible disminuir estos valores. Como ocurre con todas las enfermedades que implican un riesgo de muerte, deben aislarse los temores o fantasmas, para dar lugar a la información precisa y la consulta médica periódica.

Un ataque cerebral es una afección causada por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral (isquémico) o por el sangrado (hemorrágico) dentro de la cabeza. Cualquiera de las 2 situaciones puede provocar que las neuronas se debiliten o mueran, ya que sin oxígeno las células nerviosas no pueden funcionar y son irremplazables. Las partes del cuerpo controladas por las regiones del cerebro afectadas, consecuentemente, también dejan de funcionar, por lo que a menudo sus secuelas son permanentes. Sin embargo, por medio del reconocimiento temprano de los signos de un ataque cerebral y la búsqueda inmediata de atención médica pueden reducir considerablemente las posibilidades de muerte y discapacidad.

En Argentina, desde el 2007 la Sociedad Neurológica Argentina sostiene una campaña de concientización, con el fin de educar a la comunidad acerca de los factores de riesgo y los síntomas de presentación del ataque cerebral, para que de dicho modo más pacientes puedan buscar el tratamiento adecuado. De hecho, en Entre Ríos el Servicio de Neurología del Hospital San Martín de Paraná, adhiere a este proyecto, realizando charlas informativas sobre esta patología.

Factores de riesgo

Las personas que fuman tienen 4 veces más riesgo de sufrir un ataque cerebral que aquellas que no tienen dicho hábito. Cabe señalar, que el riesgo comienza a disminuir recién 5 años después de haber abandonado definitivamente la inhalación de tabaco.

Los pacientes pre-diabéticos también tienen predisposición. Este grupo está conformado por todos aquellos que presentan entre 100 y 125 mg/dl de glucemia en ayunas, lo cual se corrobora con un simple análisis de sangre.

El sedentarismo es otro factor de riesgo, por lo que los especialistas recomiendan invertir tiempo en la práctica de algún deporte en forma regular o bien realizar una rutina aeróbica.

El colesterol elevado ayuda a que se originen ataques cerebrales. De allí se desprende la importancia de una alimentación sana, que evite cuadros de obesidad. Vale desmitificar, que no importa cuánto pesa una persona, sino cuál es su diámetro abdominal, dado que la grasa que se concentra en dicha zona contiene factores inflamatorios que favorecen la formación de placas de colesterol en las paredes de las arterias.

El riesgo de sufrir un ataque cerebral aumenta en personas que consumen alcohol en exceso.

La fibrilación auricular es una arritmia cardíaca, responsable de una gran cantidad de ataques cerebrales en mayores de 60 años. Forma coágulos en el corazón que viajan hasta el cerebro, tapan arterias y finalmente producen un infarto. En algunas ocasiones es necesario tratarla con anticoagulantes orales (drogas que licuan la sangre para que no formen coágulos), mientras que en otros casos, con la aspirina es suficiente.

Tratamiento y rehabilitación

El rápido reconocimiento de los síntomas del ataque cerebral o accidente cerebrovascular (ACV) es un factor que influye en forma determinante sobre las posibilidades de tratamiento, tanto para el isquémico (producido por la súbita oclusión de una arteria cerebral), como para el hemorrágico (ocasionado por la ruptura de una arteria del cerebro). El primero de los supuestos puede ser tratado con drogas trombolíticas, que diluyen el coágulo que ha tapado la arteria, siempre y cuando sean administradas en las primeras horas. Por su parte, para revertir los cuadros hemorrágicos se indican diversas medidas, obteniéndose mejores resultados cuanto antes se inicia el tratamiento. Según estudios nacionales e internacionales, sólo 1 de cada 4 pacientes llega a tiempo al hospital, fundamentalmente debido a que no advirtieron o reconocieron los síntomas previos. Lamentablemente, la población que mayor desconocimiento tiene respecto de la enfermedad son los ancianos, quienes tienen mayor riesgo de sufrirlo, sumado a que no siempre tienen una compañía o asistencia permanente como para poder trasladarlos al médico en forma instantánea. El ataque cerebral se puede prevenir y tratar. Buscar atención médica de inmediato es la clave para reducir el daño. En este propósito de llevar las secuelas a su mínima expresión se torna importante plantear la posibilidad de que el paciente realice una Terapia Ocupacional. Las técnicas de la misma, le permitirán rehabilitarse, trabajando aspectos físicos, cognitivos y sociales, afectados por el ataque. Recuperar la movilidad otorga una máxima independencia, lo cual mejora la autoestima la calidad de vida del paciente. La pérdida de autonomía debido a los déficits neurológicos tras un ACV, implican poner en marcha un proceso de readaptación, no sólo de la persona que lo sufrió, sino también de su entorno familiar. La contención y el acompañamiento afectivo y emocional que circunda al paciente, serán de gran incidencia para su plena recuperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here