Políticos de Crespo opinan: ¿Cómo repercute en Argentina el triunfo de Hugo Chávez?

0
3

Miles de argentinos se mantuvieron expectantes durante el domingo 7 de octubre pasado, ante el desarrollo de las elecciones presidenciales en Venezuela y aguardaron hasta casi la medianoche, para conocer el resultado. Hugo Chávez se impuso con el 54,84% de los votos, derrotando a Henrique Capriles, quien obtuvo el 44,55%. Muchos crespenses siguieron el minuto a minuto de esta contienda electoral, mientras otros tantos, que no saben que Néstor y Cristina Kirchner han firmado cientos de compromisos y acuerdos bilaterales, se preguntaban por qué este hecho democrático había despertado un interés inédito en los países latinoamericanos y principalmente en Argentina. En un rápido repaso, se sabe que nuestro país está en muchos aspectos adoptando políticas que el caudillo bolivariano instauró años atrás, como el control de cambios que rige en Venezuela desde el 2003; el subsidio de determinados servicios a los ciudadanos; la búsqueda de equidad e inclusión de sectores de pocos recursos; el manejo estatal de la producción de petróleo; la estatización o nacionalización de determinados sectores productivos, que antes estaban en manos privadas; entre otras. Esto de alguna manera dividió la población en un poco más del 50 % de aprobación y un cuarenta y pico por ciento de oposición, como se constató en las elecciones venezolanas y la de Cristina del año pasado. Ambos países tienen problemas de inseguridad, aunque en Venezuela, pese a disponer de muchos más recursos económicos que Argentina, registra 1.500 muertes mensuales sólo por asesinatos entre ciudadanos. Hugo Chávez continuará como presidente hasta el 2019 y al término de su mandato habrá estado 20 años en el poder. Su triunfo disparó los ánimos reeleccionistas de muchos de sus colegas latinoamericanos, entre ellos, nuestro país. Muchas son las lecturas posibles de hacer, por eso para conocer algunas opiniones, El Observador consultó a los presidentes de la Unión Cívica Radical, Carlos Frank y de Proyecto Ciudad de Todos, Ing. Eduardo Salcerini, si consideraban que el triunfo de Chávez iba a influir en la política argentina. Varios otros políticos locales consultados se excusaron de responder, por tratarse de un tema de carácter internacional.

Por su parte, Frank comentó: “Se dice que las elecciones de Venezuela fueron un acto democrático. Pero nos queda la duda si realmente esa votación transparente es todo lo que queremos de la democracia. Diariamente deben ejercerla quienes gobiernan con humildad, honestidad y transparencia y eso precisamente no es lo que se observa en el Chavismo. Sabido es que no se respetan las ideas de quienes piensan distinto y hacen denuncias excluyéndolos o considerándolos enemigos, lo cual conlleva a la fractura de la sociedad promovida por el gobierno. Hay un total desprecio a las instituciones y tal vez esto es lo que buscan, el enfrentamiento entre ricos y pobres. Realmente seria más conveniente seguir ejemplos como el de Ignacio Lula Da Silva en Brasil o Michelet Bachelet en Chile”.

En un sentido bastante contrario se expresó Salcerini, quien argumentó: “La gran cobertura que se le dio en nuestro país al proceso electoral de Venezuela es un indicador de su incidencia. Varios representantes de la oposición y de los medios dominantes, apostaron claramente a una derrota de Chávez, para intentar trasladar la experiencia a nuestro país. Fracasaron. Más allá de ello, fue indiscutible la transparencia del comicio y la interesante forma de comunicar los resultados a todo el mundo. Una rápida lectura muestra que Chávez reinvindica su liderazgo. La no vuelta atrás de logros sociales en su país permitió después de mucho tiempo, desarrollar una alternativa con capacidad de convocatoria para una disputa del poder a futuro. En cuanto al proceso de América Latina, se ratifica un perfil de gobierno que viene sosteniendo priorizar la mejora de los niveles de vida de sus sectores más excluidos y una población con movilidad ascendente, ante las recetas de los poderes económicos dominantes. En Argentina está claro que no daba lo mismo cualquier resultado. Entiendo que en términos de debate de ideas y posicionamientos se fortalece el camino recorrido por el Gobierno Nacional, frente al embate de sectores concentrados de poder económico”.

Comments

comments