Berruhet: “Tenemos que lograr que cada productor tambero tenga la rentabilidad que necesita”

0
1

A partir de un convenio firmado entre el gobierno provincial, la Cámara de Productores de Leche de Entre Ríos, la Cámara de la Industria Lechera de Entre Ríos y la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER, se definió establecer un precio de referencia para la leche cruda en Entre Ríos. Se trata de una experiencia única en el país y lo realizará un equipo técnico con especialistas en costos y temas agropecuarios, en base a datos suministrados por las industrias.

El presidente de CAPROLER, Bernardo Berruhet, indicó a El Observador que “tenemos que ir encontrando la forma para que cada una de las partes de la cadena tenga la rentabilidad que necesita. El objetivo es que crezca el sector y tenemos capacidad para hacerlo”.

– El gobernador Sergio Urribarri dijo que el sector lechero es poco rentable y que este trabajo permitiría trabajar para mejorar la situación.

– Es importante que reconozca la necesidad que tenemos en planificar como para que cada uno pueda seguir estando en el lugar que está. Lamentablemente, el sector que se está llevando la tajada más grande, no está sentado en esta mesa, pero a partir de este trabajo veremos las necesidades que tenemos cada uno de nosotros. Este convenio consiste, en un primer paso, en hacer la conformación de los equipos técnicos tanto de la industria como de la producción, donde se van a ir consensuando distintos aspectos. Deberemos ver las necesidades que tienen la industria y la producción y determinar cómo se resuelven las diferencias que existen. Hoy la cadena está distorsionada y hay que corregirla. Tenemos que lograr que cada productor tambero tenga la rentabilidad que necesita para que pueda seguir invirtiendo…

– ¿Es posible compensar lo que piden los tamberos y lo que puede pagar la industria?

– Veremos si el problema lo tiene el sector industrial, el productivo o el comercial. Hoy, sin dudas, la mayor parte de todo se lo lleva la comercialización. Los precios que pagamos en la góndola por los productos lácteos están lejos de lo que nosotros recibimos. Ellos obtienen aumentos mensualmente y nosotros hace dos años que no nos mueven el valor del producto. Es decir, los grandes supermercados se quedan con la mayor tajada, mientras que la industria también tiene sus problemas y tenemos que ver cómo hacer para que la parte comercial, que es la que obtiene el mayor beneficio, venga hacia atrás y estemos todos en condiciones de seguir produciendo.

 

Comments

comments