Bebés prematuros: una lucha incansable por sobrevivir

0
1

UNICEF declaró que del 1 al 5 de octubre de este año, se celebre la Semana del Prematuro, con la premisa de difundir en todos los países del mundo el derecho de cada recién nacido antes de término a la atención y al seguimiento médico. Canal 6 Entre Ríos TV y El Observador, dialogaron con el pediatra y neonatólogo Dr. Javier Schneider, quien se desempeña en el Hospital Materno Infantil “San Roque”, única maternidad pública en la costa del Paraná. El profesional sostuvo que “en el país de cada 100 nacimientos 8 son prematuros. En nuestra provincia en el año 2010, tuvimos alrededor de 22.300 partos, de los cuales 5.900 se produjeron en forma prematura en el San Roque y le siguió Concordia, con casi 4.000 casos”.

El médico explicó las características de un bebé prematuro, señalando que “lo es todo bebé que nace antes de las 37 semanas de edad gestacional. Desde las 37 semanas y hasta la Nº 41 se considera de término. Es raro ver partos de 42 semanas, pero hay algunos casos. En la condición del bebé incide mucho el peso. No es lo mismo un chico de 35 semanas con 2,300 kg., que no necesita una internacional neonatal; que un chico de 25 a 28 semanas, a los cuales se los llama prematuros extremos, que la mayoría pesa entre un kilo y un kilo y medio. Esos chicos van a transcurrir con una internación neonatal prolongada, si es que la evolución es buena. En este grupo etáreo, la tasa de mortalidad es muy alta y a su vez, las barreras que tuvieron que sobrepasar durante la internación, la van a tener que soportar en la vida posterior cuando salgan del hospital. Son bebés que van a necesitar estimulación temprana, controles médicos periódicos, la interconsulta con un equipo multidisciplinario, donde además del pediatra intervenga el psicólogo, oftalmólogo, neurólogo. También se abre un abanico de estudios, a los cuales deberá someterse, como los diagnósticos por imágenes, para hacer un seguimiento e ir valorando su evolución. Por eso, son tan importantes las atenciones que se le brinden a estos chicos en las primeras semanas, ya que al ser prematuros de muy bajo peso, son un grupo de riesgo. Los órganos están formados a partir de las 24 semanas, que es cuando se considera que el neonato tiene chances de seguir adelante, pero se ve la inmadurez de los mismos. Cuanto más tiempo está un bebé dentro de la panza, más tiempo de maduración tienen sus órganos. La carencia fundamental que aparece en los prematuros extremos es la maduración pulmonar muy pobre, lo que hace que los bebés no puedan adaptarse a respirar por su propia cuenta y en consecuencia están mucho tiempo con respirador, hasta que a base de medicación se logra madurar dichos órganos. La cabecita también es muy frágil, entonces los vasos se rompen y se producen hemorragias cerebrales, que son las lesiones a las que más miedo les tenemos los neonatólogos. La diferencia del cuadro con un adulto, es que si éste tiene una hemorragia cerebral no se recupera nunca más esa lesión. En cambio, un bebé prematuro con un seguimiento adecuado y si no es una lesión severa, se estimula ese órgano hasta lograr acomodarlo. Se van tejiendo uniones por encima de esa cicatriz y el chico puede llegar a recuperarse totalmente de la lesión”.

Nada impide que un bebé prematuro se inserte en la sociedad de forma adecuada, pero resulta indispensable que desde el primer día que llega al mundo reciba los tratamientos especiales que requiere. La evaluación inmediata del bebé es el primer paso para establecer sus necesidades. Por lo general, los bebés prematuros son incapaces de coordinar la succión y la deglución antes de la semana 34 de gestación y necesitan ser alimentados por sonda hasta recibir leche materna. Respecto de otras secuelas que el parto anticipado puede desencadenar, Schneider comentó: “Hay chicos que tienen secuelas neurológicas, que pueden originarse entre las primeras 24 a 48 horas de internación o puede el neonato ir evolucionando bien y le aparece la lesión cerebral durante la internación. Depende de la severidad de la misma, son las consecuencias que vemos posteriormente. Si la lesión es grave, el chico no va a caminar, tal vez no pueda mover bien las manitos o quizás tarde un poco más en adquirir desplazamiento propio, para lo cual ayuda mucho la estimulación temprana. Puede haber secuelas a nivel pulmonar, debido a que hay chicos que quedan dependientes al oxígeno y se hacen susceptibles a las infecciones respiratorias. El otro aspecto importante, es la prevención de la ceguera. Porque si nació entre las 29 y las 32 semanas con bajo peso, los vasitos de los ojos son muy sensibles al oxígeno y se les suele nublar la retina. Este factor, de no ser tratado puede provocar la ceguera del bebé”.

La tasa de mortalidad infantil está íntimamente relacionada al abordaje y las políticas que se desarrollen en relación a los partos anticipados y la calidad de atención que se le pueda brindar a un bebé prematuro, dado que es el grueso poblacional que fallece a temprana edad. Entre Ríos registra la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia e incluso por debajo de la media nacional, ubicándose en 10,1 por mil según las estadísticas del 2011. “En el ámbito de la salud se están haciendo un montón de modificaciones, tanto a nivel provincial como nacional, para disminuir la tasa. Uno de los indicadores que más la modifica es la mortalidad neonatal, período comprendido desde que el chico nace hasta los 28 días de vida. Si uno logra combatir esos fallecimientos, la tasa disminuye considerablemente. No se trata solamente de atender bien a los prematuros, sino también reforzar los controles de embarazo, prevenir el embarazo adolescente, entre otras cuestiones que derivan en nacimientos antes de término. Hay también otros factores de riesgo como la presión alta, diabetes u otras enfermedades en la madre, que provocan que el bebé nazca prematuro, pero están bastante controlados. Lo que más vemos en la parte pública es que hay muchos embarazos de adolescentes, que se hacen muy pocos controles y al no poder prevenir ciertas complicaciones, se produce el nacimiento a los pocos meses”, dijo el pediatra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here