Víctima de un accidente perdonó al que lo chocó y la justicia lo absolvió

0
4

Un motociclista cometió una imprudencia que terminó en un accidente, donde otro conductor de una moto resultó herido con una fractura en la clavícula. Se abrió una causa, se procesó y se llevó a juicio al responsable del choque y de la lesión de la víctima.

Pero el hombre lesionado manifestó que no le interesaba el resultado del juicio ni una condena contra quien le causó la fractura. Por esto, el juez, con el acuerdo del fiscal, resolvió la absolución del imputado, aplicando por primera vez la nueva figura de la Conciliación.

Hechos como este suceden diariamente y las causas se apilan de a decenas en las mesas de entradas de las fiscalías o los juzgados de Tribunales, manifestó UNO. Son delitos que ocurren habitualmente en la ciudad y no son tan graves como un homicidio o un abuso sexual: desde accidentes de tránsito hasta denuncias por amenazas, pasando por conflictos vecinales, daños o robos. Muchos de estos trámites judiciales insumen tiempo, estructura, recursos, personal y dedicación para terminar en una condena al responsable sin que signifique una corrección de su conducta, ni una reparación del daño causado a la víctima y menos un ejemplo para la sociedad; cuando no finalizan en una absolución por falta de pruebas.

Por esto, la reforma del Código Procesal Penal de Entre Ríos, que ya entró en vigencia en varios departamentos de la provincia y el año próximo comenzaría a regir en Paraná, incorporó la figura legal de la Conciliación, que le da un lugar relevante a la opinión de la víctima de un caso: si la persona que resultó afectada por el accionar de otra no le interesa que esta sea sancionada, la Justicia, en lugar de avanzar igual investigando el hecho y aplicando una pena, puede dictar la absolución el acusado.

Claro que esto no se tiene en cuenta para delitos más graves, como un asesinato, una violación o una gran estafa, por ejemplo, pero sí para hechos más cotidianos, como puede ser un accidente en el que el acusado no tuvo intención de perjudicar a nadie, o un hurto que resultó neutralizado.

Desde la Justicia argumentan la necesidad de un sistema de resolución de conflictos entre las partes rápido y ágil, y así poder descomprimir las oficinas de los funcionarios judiciales para que éstos se dediquen con mayor énfasis a las causas que socialmente tienen mayor importancia y repercusión.

 

Comments

comments