Crearon un programa sobre salud y seguridad para bomberos

0
4

Expertas argentinas en Seguridad y Salud Ocupacional desarrollaron un plan que busca terminar con los accidentes graves y aún mortales de los bomberos en cumplimiento de su misión, fortaleciendo la prevención desde el llamado de alerta hasta el regreso al cuartel, que incluye un espacio para la atención del estrés por incidentes críticos.

 

“Este programa es un hecho histórico. No hay nada igual ni parecido ni de semejante nivel. Es el primero en su tipo dedicado especialmente a los cuerpos de bomberos, ya sean voluntarios u oficiales”, opinó Gerardo Crespo, exbombero, especialista en seguridad industrial y máster en prevención y protección contra incendios, editor de contraincendioonline.com.

 

El Programa de Seguridad y Salud Ocupacional para Cuerpos de Bomberos, que supervisa el estado del cuartel, de las herramientas, la forma de evitar incidentes viales con autobombas y el trabajo en los siniestros, fue creado por las licenciadas en Seguridad y Salud Ocupacional Marcela Acosta y Sabrina Castro.

 

El programa contó con el apoyo del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Baradero, sede de su presentación en septiembre último.

 

“Es el primero y único en el país, surgió con una tesis de grado de la carrera Licenciatura en Seguridad y Salud Ocupacional de la Universidad Nacional del Litoral y es el resultado de más de un año de trabajo de investigación y experimentaciones junto al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Zárate”, dijeron sus creadoras.

 

Las expertas relataron a Télam que tomaron como antecedentes “accidentes graves y fatales ocurridos en la provincia de Buenos Aires en el período 2008-2010, que dejaron bomberos lesionados y muertos en intervenciones o en el trayecto al siniestro”.

 

Las investigadoras tomaron nota de que el personal aplicaba procedimientos operativos de la Federación de Bomberos pero no de seguridad y salud ocupacional. Se justificó el trabajo en que “el ideal fundamental de los cuerpos bomberiles es preservar la integridad física y mental de sus miembros”.

 

Ante la falta de normas específicas, se utilizó la Ley Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo, tomando a los cuarteles como establecimiento y a las intervenciones como tareas.

 

Se consultó también a la norma la NFPA 1500 de la estadounidense Asociación Nacional de Protección contra Incendios, que contiene los requerimientos sobre seguridad y salud ocupacional específicos para bomberos.

 

El plan ideado abarca las condiciones que deben cumplir los establecimientos, los vehículos y también los procedimientos, como el uso de herramientas y la actuación en incidentes y accidentes que involucran personal.

 

“Contempla desde el llamado de alerta hasta que la dotación regresa al cuartel. Y cuenta además con un programa de salud para los miembros, sugiriendo el asesoramiento de un médico externo, con un programa para el estrés por incidentes críticos”, describieron.

 

Las especialistas sostuvieron que “el corazón del plan es la gestión de riesgos y que se hace hincapié en la capacitación y en el entrenamiento, ya que los accidentes no son producto del azar ni de la mala suerte”.

 

“Todos han reflejado una falta de capacitación y entrenamiento importante”, subrayaron.

 

El programa es general, y su puesta en marcha varía cuartel a cuartel. “No todos son iguales -explicaron-, las necesidades y el entorno no son los mismos”.

 

“El plan no está implementado aún, son los jefes de los cuerpos los que toman esas decisiones. Tampoco se presentó todavía a ningún sector gubernamental”, confirmaron Castro y Acosta.

 

 

“Sabemos que se nos dirá que los bomberos son voluntarios y que esto tiene un costo, pero debemos pensar que si bien los costos de la prevención se pagan en el presente, los resultados son en el futuro, con los accidentes que no ocurrieron”, manifestaron.

 

“Hace falta que todos nos concienticemos de que los bomberos son profesionales por más que sean voluntarios. Se terminó la era del heroísmo, son personas trabajando en riesgo, porque los héroes no mueren pero los bomberos sí”, aseveraron.

 

Comments

comments