Para la Dirección de Estadísticas se registró una baja de precios en los alimentos

0
0

El índice autoponderado de precios (IAP) que elabora la Dirección de Estadísticas y Censos (DEC), registró en enero una leve baja en los alimentos y subas en vestimenta y menajes del hogar, por lo que el nivel general del índice tuvo en una variación positiva de 0,43%. Hubo también un leve descenso en el valor de las canastas básica y total, que revelan indigencia y pobreza.

Las principales variables de precios que registró el IAP, muestran que el renglón de alimentos, los incrementos se dieron en banana 4,17%, zapallo amarillo 3,15%, mortadela 3,15%, y zanahoria 2,43%, mientras que las bajas se encontraron en costeleta de cerdo -6,86%, pulpa especial -6,51%, pollo limpio -6,37%, asado vacuno -4,26%, aguja – 3,56%, carne picada vacuno -3,17%, y papa -2,07%.

Según el informe, la canasta alimentaria, que en el último mes del año pasado costaba 1.059,41, se redujo un 1,04%, mientras que la canasta total, cuyo valor era de $ 2.192,99 en diciembre de 2010, mermó su costo en 0,08%. Cabe mencionar que en enero de 2010, un hogar tipo de Paraná necesitaba $ 768,60 para llegar a una canasta básica y $ 1.644,81 para adquirir una total.

“Estar o no en los umbrales de la indigencia o de la pobreza es parte de la convergencia del valor de la canasta alimentaria y otras necesidades, además del ingreso percibido en el hogar según la cantidad de perceptores que este tenga. La CBA se determina en función de los hábitos de consumo de la población teniendo en cuenta los requerimientos kilocalóricos y proteicos indispensables para que un adulto equivalente (hombre entre 30 y 59 años) cubra esas necesidades en un mes”, detalló el relevamiento.

Otra aclaración importante que hizo la DEC es que el IAP no puede compararse con el índice de precios al consumidor que mide el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

“A diferencia del Índice de Precios al Consumidor del Gran Buenos Aires el Índice Autoponderado de Precios de la ciudad de Paraná no considera los rubros turismo, comunicaciones y servicios en general, razón por la que estos índices no son comparables. Por otra parte las diferencias también están dadas en otros productos que lo componen y la forma metodológica de su cálculo. Así por ejemplo, los productos estacionales (frutas, verduras, vestimentas, transporte por turismo, alojamiento y excursiones) solo representan el 9,24% del total del IPC, mientras que en nuestro caso los equivalentes son en menos productos y tienen una incidencia aproximada del 14,10%”, explicitó el documento de la DEC, que publica la agencia APF.