Jaquier: “Tener una escuela en 2 lugares separados, traía una gran cantidad de inconvenientes”

0
1

Como informáramos en este medio, el gobernador Sergio Urribarri hace 2 semanas formalizó el inicio del ciclo lectivo 2011 en Rosario del Tala, inaugurando el moderno edificio de la Escuela Técnica “Osvaldo Magnasco”, cuya obra era esperada y reclamada desde la década del 80. En diálogo con El Observador, la rectora del establecimiento, Adriana Jaquier, manifestó que “fue un hecho histórico para nuestro pueblo, pues es la primera vez que Rosario del Tala tiene el honor de recibir a un gobernador para el inicio del ciclo lectivo y también, se cumplió un viejo anhelo de un gran número de personas, directivos, comisión cooperadora, padres, alumnos, comisión ex-alumnos y por supuesto docentes de terminar este edificio, ya que el 20 de junio de 2011 se cumplen 30 años de la palada inicial”. Recordó que “luego de innumerables idas y vueltas, trámites, viajes, en ese entonces a Buenos Aires, solicitando la continuidad de la misma, se logró el 16 de septiembre de 1994, inaugurar el ala este del edificio. En ese momento, nos pareció un hecho importantísimo, convencidos de que en muy poco tiempo se culminaría la obra y podríamos estar todos los integrantes de nuestra institución trabajando juntos. Pero grande fue la decepción cuando veíamos que pasaban los días, los meses y los años y nadie se preocupaba por culminar esta costosísima obra. El hecho de tener una escuela en dos lugares físicamente separados, traía una gran cantidad de inconvenientes, como la poca relación que se generaba entre los docentes de aula y los de taller, el mismo personal directivo, administrativo y de servicios generales debía cubrir dos instalaciones, el traslado de los alumnos de un lugar a otro, la dificultad en la comunicación, entre otras cosas. A todo esto se le sumó el intento por parte de los gobernantes de fines de la década del 80 y principios de los 90 de terminar con las escuelas técnicas del país. Todo ello nos hacía pensar que nuestra situación no iba a mejorar más”. Acotó que “un gran número de docentes, siempre insistió a pesar de las negativas, golpeando puertas y viajando hasta Paraná para pedir por la finalización del mismo. Pero todo cambió cuando el gobernador Sergio Urribarri, en una de sus primeras visitas a esta ciudad como primer mandatario, públicamente prometió la finalización del edificio, que lo había calificado como ‘el emblema del abandono por parte de los anteriores gobiernos’. Como es lógico y debido a que esas promesas ya las habíamos escuchado innumerables veces por parte de otros gobernantes, es que prácticamente nadie creyó en sus palabras. Hoy podemos decir que felizmente nos equivocamos. Debemos también reconocer que fue fundamental la labor del senador por nuestro departamento, Juan Reinaldo Navarro, haciendo de nexo entre el gobierno y el establecimiento, solucionando cada una de las dificultades que se planteaban. Del mismo modo que el intendente Luis Schaff, ex alumno y docente de nuestra casa de estudios, quien siempre estuvo dispuesto a colaborar en numerosos aspectos, desde los más pequeños a otros bastantes complejos”.