Lisnesky habló sobre actualización de impuestos y demoras en los bancos

0
1

Mediante el Decreto 1767/10, el Ejecutivo Provincial dispuso actualizar las valuaciones fiscales de los bienes inmuebles urbanos y subrurales, lo que provocó variaciones en los montos de los impuestos que pagan los contribuyentes. Esta situación, generó reclamos, ya que en algunos casos se duplicaron y hasta cuadruplicaron los valores a pagar, en comparación con 2010.

En diálogo con El Observador, el titular de la Dirección General de Rentas, Guillermo Lisnesky, explicó que el nuevo esquema apunta a la actualización gradual del tributo y recordó que la última actualización de valores de mejoras del mismo, databa de 2005. Informó que se aplicó un coeficiente de ajuste sobre los valores básicos mínimos y máximos vigentes de la tierra libre de mejoras de las parcelas urbanas y remarcó que “en cuanto al impacto de estas correcciones en términos de impuesto, no puede hablarse de un único porcentaje de ajuste de referencia, sino que cada caso particular refleja de modo distinto la corrección, por lo que los montos van a ser diferentes y en función de la ubicación, calidad constructiva, antigüedad y estado de la propiedad”.

Lisnesky indicó que “el decreto es de junio del año pasado, que en su artículo primero disponía la actualización de los avalúos, tanto de la tierra libre de mejoras como de las mejoras en sí. Para 2010 se aplicó un 50% y fue aplicada en el 2º semestre del año pasado y en el artículo 2º de la misma se establecía que haya una nueva actualización a partir del 1 de enero de 2011”.

La Dirección General de Catastro realizó estudios comparativos entre los valores de mejoras, con los de mercado de las propiedades inmuebles de distintos lugares de la provincia y así como también de los costos de construcción que publican entidades especializadas. Al respecto, Lisnesky recordó que el avalúo de cada parcela surge de la suma del valor de la tierra libre de mejoras y el de las mejoras y sirve luego de base para liquidar el Impuesto Inmobiliario. “Se siente más porque veníamos de 4 años que no se aplicaban variaciones. De aquí en más, las actualizaciones deberían ser más graduales, es decir tendrían que aplicarse todos los años, para que el contribuyente sepa que siempre va a haber un ajuste. El principal medidor es el índice de la construcción y si el mismo se ‘dispara’, hay que hacer una corrección”.

Sobre los reclamos existentes, Lisnesky expresó que “hay que ver cada caso puntual y el que tiene dudas, las puertas están abiertas para recibirles todas las consultas. Aclaro que hay un parte técnica, que se realiza en la Dirección de Catastro. Las oficinas de la DGR pueden tomar le consulta y si no se puede dar una respuesta, se deriva a Catastro para que allí se le responda a quien lo solicite”.

Por otra parte, el vencimiento del Impuesto Inmobiliario Provincial desbordó a las casas bancarias, que tuvieron que incrementar sus horarios de atención ante la masiva concurrencia de contribuyentes. En Crespo hubo numerosos reclamos por las demoras, llegándose a tener casi 100 metros de fila y hubo personas que tuvieron que esperar más de 3 horas para pagar. “Respecto a la atención, seguramente es un problema operativo del banco con sus cajeros” y ante la consulta de que si habría en el futuro alguna posibilidad de habilitar otras “bocas de pago”, el funcionario aclaró que “existe un convenio de agente financiero de la provincia, en este caso con el Nuevo Bersa, que es exclusivo y debemos utilizar únicamente las cajas que ellos disponen en cada localidad para cobrar cualquier tipo de impuestos”.

Comments

comments