Monti: “El automovilismo es parte de mi vida”

0
0

Luis Monti es un hombre arraigado al automovilismo desde corta edad, fue campeón en TC 850 Clase B como piloto y hoy continúa ligado mediante el trabajo de chasista en el Turismo Pista Entrerriano 1600 y en el Turismo Nacional, traspasando las fronteras de la provincia.

A los 44 años puso momentáneamente el freno a su actividad para dialogar con El Observador: “Realmente ha sido parte de mi vida porque estamos desde los 15, prácticamente uno vive integrado a esta actividad. Hemos transitado varios circuitos y siempre de alguna forma u otra, estamos ligados a este deporte. Tuve la posibilidad de competir arriba del auto, y si no podía correr por razones económicas daba una mano en la parte mecánica, por lo que estaba siempre al lado del auto de carrera”.

Comentando sobre su presente, destacó la tarea llevada adelante en los autódromos argentinos en una categoría relevante: “Estoy ligado al equipo Citroën hace tres años dentro del TN, en ese marco el 2010 fue un desafío importante en lo personal dentro de una competencia nacional”. Seguidamente agregó: “Es una tarea significativa que se hace, hay mucho esfuerzo invertido. Más allá de que uno trabaje para que el auto vaya lo más rápido posible, también lo hacemos en la parte de seguridad porque es una vida de un ser humano la que va arriba. Debemos estar atentos a cada detalle para no lamentar ninguna desgracia”. Continuando con este tema, Monti sostuvo que: “A veces somos hijos del rigor porque después de lamentar alguna tragedia como sucedió hace tiempo en el Turismo Carretera, se trabajó en las protecciones laterales. Estamos hablando de otra categoría en la que no intervenimos, pero cuando se sugieren ciertos cambios reglamentarios uno trata de imitarlos ya que debemos hacer mucho hincapié en la cuestión de la seguridad”.

Otro de los aspectos que fueron modificados en lo normativo fue bajar los copilotos de los bólidos, sobre lo que Monti opinó: “Particularmente lo comparto. Si bien era parte del folclore en el TC, el copiloto muchas veces aportaba económicamente una parte para el auto, pero se entendió que era un riesgo más que se debía correr. Con esa medida se diminuyó un 50% el riesgo, porque es una persona menos que compite en un mismo vehículo”.

Luis comentó que está trabajando en el auto de Walter Guzmán dentro del TP 1600 “que es un ‘Gol cuadrado’ como le llamamos en la jerga. Terminamos el año muy bien en Concordia en el Premio Coronación”. A su vez en Paraná ajusta detalles de la máquina de los chicos Kerps (Diego y Alexis), de la cual “ya está el casco desarmado completo listo como para hacer una reforma y encarar este 2011 de la mejor forma posible” comentó. Pero no conforme con ello, también se ocupa de un auto de Fórmula en Chajarí: “Digamos que yo soy un nexo entre la gente de Cullerí y Percara con Carlos Piasanttini que es donde se desarrollan los amortiguadores. En asesoramiento en pista siempre estoy con ellos”, acotó.

Por último se refirió al sentimiento que lo une con el mundo motor: “El año 1999 para mi fue el mejor deportivamente hablando ya que marcó la obtención del campeonato en la Clase B en el TC 850. En cuanto a logros fue la temporada más importante. A esto lo vivo muy intensamente, el automovilismo es parte de mi vida y cuando me tocó bajar del auto, también lo disfruto mucho. Para mi la satisfacción más grande es que el vehículo no tenga problemas en pista porque el trabajo del taller indudablemente se ve reflejado en el circuito. El título del ‘99 fue con mucho esfuerzo en lo familiar y en lo personal, principalmente se lo debo a la familia que me apoyó siempre. Estamos en una actividad que a veces puede resultar demasiado egoísta y si no tenés el apoyo de tus seres queridos no podés llegar a una meta porque esto te absorbe mucho tiempo y el respaldo de los tuyos es muy importante”, concluyó.

Comments

comments