Las Cuevas: Incansable servicio de las Hermanas misioneras

0
0

En la comunidad de las Hermanas Religiosas del Hogar Escuela de Las Cuevas, trabajan 4 hermanas que lo hacen de enero a enero, siempre están en actividad continua con el descanso lógico de sus vacaciones o retiros espirituales.

Su servicio, entrega y su amor al prójimo, cada día las comprometen a seguir dando y esta comunidad necesita de esa atención; razón por la cual El Observador rescata en este nuevo comienzo del año la encomiable tarea de estas Misioneras, que además de realizar sus trabajos dedican buena parte y tiempo de sus vidas a la Oración.

Una de las más jóvenes es la hermana Irma Vega, ella se desempeña como vice-directora de la Escuela “Ceibos Floridos”, el 2 de febrero celebró 24 años de sus primeros votos y está retomando sus actividades luego de compartir unos días de vacaciones con su familia en Jujuy; complementa sus tareas con trabajos de la Infancia y Animación Misionera, pertenece al grupo de asesores de los encuentros de apostolados y participa de importantes reuniones tanto en nuestro país como en el extranjero.

Activa en las visitas a las familias, principalmente a los enfermos y a los abuelos, es la Hna. Irma Elena Schaffer, le gusta ser parte de las actividades que lleva adelante la Hna. Clara Ester, que con sus 81 años sigue entregando dinamismo e interés por conseguir cosas en bien de la comunidad y juntas son muy emprendedoras. Irma Elena es la ecónoma de la entidad y es muy buena cocinera. Cabe destacar que la hermana Clara Ester, antes de salir de vacaciones, atendió a los misioneros que estuvieron en la comunidad en enero y a los pintores que realizaron trabajos en el edificio.

Nélida Sterzer es la hermana que tuvo pocos días de descanso y luego de participar de un retiro espiritual, se integró a sus tareas habituales que lleva a cabo en el internado, atendiendo a los niños/as del hogar y a los que son derivados por el COPNAF (Consejo Provincial de la Niñez, Adolescencia y Familia); además entrega la mercadería a los chicos del internado, ya que en vacaciones no funciona el comedor escolar.

En un mensaje las religiosas recalcaron que “no dejan de dar Gracias a Dios y a la ‘Madre de Los Pobres’ para que las sigan bendiciendo y protegiendo; piden mucho a San Arnoldo y a San José, los fundadores de la Congregación, porque ellos las fortalecen con las oraciones dedicadas al Espíritu Santo que en muchas oportunidades intercede ante el altísimo, para que nos les falte nada en la entidad y que él siga bendiciendo además a los bienhechores y a todas las personas que están involucradas en la atención de los niños/as que son el futuro de nuestro pueblo y de nuestra patria”.

Comments

comments