Buscan regular el horario de apertura y cierre de los boliches bailables

10
0

El diputado provincial Daniel Bescos (Peronismo Federal) presentó un proyecto en la Cámara Baja para que los boliches bailables (discotecas, salas, salones de bailes y otros) tengan un límite en los horarios de apertura y cierre. La propuesta del legislador además incluye un artículo en el que se establece que la venta de bebidas alcohólicas sea sólo hasta las 4.30 y la prohibición del expendio de energizantes y/o suplementos dietarios.

En declaraciones a El Observador, Bescos explicó que propone como autoridad de aplicación de esta futura normativa, al Ministerio de Desarrollo Social, Empleo, Ciencia y Tecnología, conjuntamente con cada uno de los municipios, los que tendrían a su cargo la implementación, coordinación y reglamentación de la misma, en el caso de ser aprobada.

El legislador expresó que “intentamos poner en la mesa del debate un tema que preocupa y que nos debe ocupar como representantes del pueblo, porque tiene que ver con nuestra juventud, con sus actividades recreativas y con la familia en sí. El rol del Estado frente a estas situaciones, es ordenarlas y controlarlas”. Recordó que “en 2009, presentamos una adhesión a la Ley Nacional 26.370, que establece las normas y reglas que regula la actividad del personal de seguridad de los boliches bailables (“patovicas”), que es importante, porque prevé una serie de normativas, tendientes a proteger a los jóvenes que concurren a estos locales. En este momento, vimos y analizamos legislaciones de otras provincias, como Mendoza y Buenos Aires, para aplicarlas en Entre Ríos”.

– Si se convierte en ley, ¿se tendría que aplicar en todos los municipios?

– Sí, más allá de la normativa propia que tengan cada uno de ellos. Esto intenta mejorar el funcionamiento de los locales de diversión nocturna, pero bajo ningún punto de vista pretende chocar con las normas que se establecen en cada pueblo. Concretamente, planteamos que todos estos locales bailables, salones y clubes, cerrados o al aire libre, tengan un horario de entrada, que es hasta las 2.00 y uno de salida, hasta las 6.00. Para los menores de 14 a 17 años, determinamos en el proyecto que la actividad sea de 18.00 a 24.00 y en forma separada de los adultos.

– Muchos creen que estas normativas son difíciles de llevarlas a la práctica, en especial por la falta de organismos de control.

– Si las autoridades de aplicación correspondiente cumplen con lo que tienen que hacer, ese pensamiento de que es imposible, se va a terminar. Acá todos decimos que hay que ponerle el “cascabel al gato” y nadie se lo pone. Estamos acostumbrando a que lo anormal sea normal. La comunidad reclama cambios.

– ¿Cree que puede haber muchos intereses contrarios que puedan hacer frenar el tratamiento de este proyecto?

– Personalmente me llamaron desde la entidad que representa a las firmas productoras de bebidas energizantes, ya que el proyecto prevé también la prohibición del expendio de las mismas y me decían que esto iba a “colisionar” con el Código de Procedimiento Comercial. Les aclaré que el problema es la mezcla con otras sustancias que contienen alcohol. No podemos prohibir la venta de ninguna bebida, pero sí en determinados lugares, donde está comprobado que la mayor parte o un gran porcentaje de los ‘comas alcohólicos’ fueron producto de dicha mezcla. Nosotros creemos necesario controlar estas situaciones, porque la ingesta desmedida de alcohol está relacionada con la violencia y los accidentes.

– ¿Qué papel tendrán los municipios?

– La autoridad de aplicación debe ser el Ministerio de Desarrollo Social, Empleo, Ciencias y Tecnología, porque tiene los programas para generar la promoción necesaria pero en acuerdo con los gobiernos municipales. En el artículo 12 proponemos que los ingresos percibidos en concepto de multas, que serán severas, sean destinados una parte para implementar programas de prevención y adicciones y el 80% para los municipios, que pondrán su estructura para los controles, lo que requiere de recursos.

– Históricamente se escuchó a personas mayores de 18 años que entienden que el Estado no debe regularles sus vidas y rechazan que tengan que dejar un bailable a las 6.00.

– Todos somos parte de una sociedad y el Estado debe tener normas claras. Hay una cuestión relacionada con la convivencia y con la seguridad. Una persona, supongamos de 24 años, puede hacer lo que le permita su derecho, pero también debe entender que es parte de un conjunto. El mayor cuestionamiento que existe es que los chicos entran a los boliches a las 4.00 de la mañana, en un estado de haber consumido mucho alcohol y esto genera problemas que el Estado debe solucionar. Tengo 58 años y 5 hijas. En mi época, todas las confiterías para chicos, empezaban a las 18.00 y terminaban a las 24.00 y después estaba la de mayores. A mí me parece que eso está bien, que haya un orden para cada cosa. ¿O está bien que compartan un local bailable una chica de 12 ó 13 años con un mayor de 24? Entiendo que un proyecto no tiene que ser por capricho de un legislador, no estoy planteando eso, sino que pongamos sobre la mesa distintas ideas y resolvamos un problema que es angustiante”.

Comments

comments