“Los Aldana”, una familia de Crespo con pasado, presente y futuro en el atletismo

0
4

Mónica Rodríguez de Aldana es una destacada atleta de Crespo con importantes títulos a nivel nacional e internacional. Es la mamá de Dante (28), Alexis (26), Cintia (22) y Débora (17), todos con pasado en la Escuela Municipal de Atletismo y que dejaron muy bien sentados los prestigios del atletismo crespense cuando les tocó actuar. “Como padres queríamos que nuestros hijos practicaran deportes y estamos muy contento de que lo hayan hecho” dijo Mónica en el inicio de la charla, que junto a su familia, mantuvo con El Observador.

La atleta, de 48 años, contó que “en mi caso, empecé de grande en el atletismo y al verlos competir a ellos. Hace algunos años, decidí participar en una de las maratones del Grupo Motta, me entusiasmé y no paré más. Primero hice pruebas de medio-fondo y hace 4 años que estoy dedicada a las competencias de pista”. Acotó que “en este corto tiempo, he logrado ser campeona sudamericana de pruebas combinadas en 2 ocasiones, una vez en La Plata y otra en Rosario, campeona sudamericana en 2.000 metros con obstáculos, fui ganadora del torneo bi-nacional que se realizó en La Pampa y en la que participaban atletas de Argentina y Chile, campeona nacional en 100, 200 y 2.000 con obstáculos. Sinceramente, más no puedo pedir”.

Familia de atletas

Dante Aldana (28) es el mayor de los hijos de la familia y el primero en que practicó este deporte. Su carrera la empezó a los 9 años y la terminó a los 21. “El balance de mi actividad en el atletismo fue muy positivo y lo que más destaco es que pude hacer casi todas las especialidades”. Se inició con los torneos interescolares haciendo pruebas de velocidad, siendo subcampeón nacional en 60 metros llanos. “Posteriormente me incliné por las pruebas combinadas, llegando a ser subcampeón argentino en Buenos Aires y en otro torneo realizado en Misiones”.

Tuvo a Adolfo Decoud y a Aníbal Lanz como entrenadores. “Siempre integré buenos equipos de Crespo y que nos permitió ganar importantes premios a nivel colectivo. A los 21 años, como en ese momento no había mucho aportes para esa categoría, tuve que dejar de entrenar y por ende de competir, como le pasó a otros atletas”.

Su hermano Alexis Aldana (26) empezó el atletismo como un hobby, cuando tenía sólo 10 años. “Además de que me gustaba, fui porque mi hermano iba” señaló. Practicó esta disciplina durante una década y destacó que “gracias al atletismo, conocí muchos lugares e hice nuevos amigos”. Recordó un tercer puesto en un argentino realizado en Santa Fe, en la especialidad “pruebas combinadas”, pero afirmó que “lo más importante fue haber practicado un deporte. En ese tiempo, a nivel nacional era muy complicado ser campeón nacional”. Su primer entrenador fue el recordado Francisco ‘Pancho’ Lescano, pero también fue dirigido por Adolfo Decoud y Aníbal Lanz.

Cynthia Aldana (22) empezó a los 7 años, se destacó en lanzamiento, logrando títulos a nivel provincial. “También empecé porque iban mis hermanos al campito ‘Yapeyú’. Tomás Florit fue mi primer entrenador y después me dirigió Aníbal Lanz, de quienes estoy muy agradecida. Como lo dijo uno de mis hermanos, el atletismo nos permitió conocer mucha gente y ciudades y hacer amistades. Tuve una etapa en la que logré los objetivos que me había propuesto y me retiré, pero quedé muy conforme con lo que el atletismo me dio”.

Débora Aldana (17) es la menor de la familia y la que empezó a menos edad, cuando solamente tenía 3 años. “La primera carrera la hice en Nogoyá, competí con varones y les gané” dice hoy con orgullo. Participó hasta los 14 años, destacándose en las pruebas de lanzamiento, al igual que su hermana.

Alexis y Dante destacaron a cada uno de los entrenadores que tuvieron en su carrera, pero hicieron principal hincapié en Adolfo Decoud, para muchos atletas, un maestro para el deporte y la vida. “Era un gran motivador, nos entusiasmaba tanto que queríamos ir sí o sí a entrenar. Nos apoyó siempre e incluso hasta ropa nos compró en algún momento. Así, fue siempre y hoy, muchos atletas como nosotros, lo seguimos admirando por lo buena persona que es. Nos dejó grandes enseñanzas y nos alentó en todo momento, al igual que su esposa Angélica” coincidieron.

Además del atletismo, la menor de los Aldana (Débora) practicó voley, aunque aclaró que “fue sólo por un tiempo” en tanto que Dante y Alexis compitieron en básquet, en la Escuela Municipal que dirigía el Prof. Esteban Lía. “Jugamos partidos contra Villa Elisa, Libertador San Martín y Unión. Después no siguió la Escuela Municipal, por lo que dejamos esta disciplina” rememoraron.

Un esfuerzo especial

Mónica contó que “a esta edad, cuesta mucho entrenar, porque uno tiene que trabajar, atender las cuestiones de la casa y entrenar. Al atletismo le dedico, de lunes a viernes, una hora y media por día, lo que demanda un gran esfuerzo”. Agradeció a la municipalidad de Crespo por el apoyo que le brinda y destacó a empresas que la han ayudado en su carrera, como La Agrícola Regional, Estudio Contable Becker, Expreso Crespo, Indira, Kiosco Silvia (Racedo), Nutriser, Andacar y Tinoy’s. “Para ir a Chile, el año pasado, hice una rifa y le agradezco a Vanea Durán y Perfume Juaco que donaron los premios, lo que me permitió recaudar fondos para poder viajar y participar en este certamen. La vida del atleta amateur es así, hay que buscar todas las alternativas para poder competir”.

Durante la entrevista, su esposo Oscar escuchó atentamente cada una de las expresiones y cuando le tocó el turno de dar su opinión, solamente dijo: “Estoy muy orgulloso de mi señora y de mis hijos” y aclaró “y ojo, que ahora vienen pidiendo pista los nietos, por lo que me parece que vamos a seguir ligado con el atletismo por muchos años más”.

Comments

comments