¿Es curable la enfermedad de la envidia?

1
1

Fuerte impacto causó la primer parte de la nota en El Observador sobre la envidia, una de las grandes enfermedades del alma de todos los tiempos. Como se recuerda, la misma surgió de un programa televisivo emitido por Canal 6 Entre Ríos TV, en el que el Dr. Ismael “Lito” Ravinovich y la Prof. Silvana Ostuni de Zawadzki, hicieron una descripción descarnada de las secuelas que deja a quienes están infestados por la epidemia de la envidia. También la compararon con la codicia, explicando detalladamente lo que provoca en cada uno que lo siente.

El Observador seguirá en esta edición con la 2da. parte de esta disertación, que da algunas claves para curarse de esta enfermedad, pero en las 2 siguientes, estarán las conclusiones:

– (Silvana) Tenemos varios comentarios acerca de este tema. Hay envidias hasta en las cosas más pequeñas, de un reloj o de un empleado, de un autónomo… Te dicen: “soy empleado hace más de 30 años y él tiene un taller y cambia de auto como de medias”. Pero el que dice esto, no sabe que en un taller se trabajan 14 horas, en vez de 8…

– Me preguntan ¿dé dónde vienen los celos hacia otra persona?

– (Ravinovich) El celo es una actitud perturbadora que está fundada en el supuesto desplazamiento de una criatura. Desplazan el objeto de mi amor y provoca una perturbación patológica. Las facultades están perturbadas. Yo siento que soy el centro del cosmos y de la creación y todo lo que atenta contra mi bienestar básico, hace que tenga que defenderme y destruirlo. Ahora pasé a ser el “Dios” de mí mismo. Y por eso se dan todas estas perturbaciones, como pretender que la felicidad es dar rienda suelta a los impulsos primarios, donde prima el “comamos y bebamos que mañana moriremos”, no me importa nada. Esto que viene a colación de los celos ¿es un problema de autoestima, donde uno siente que lo desplazan? ¿Qué es sustituido por otra persona? ¿Es inseguridad? Esos celos se dan mucho en las parejas o en competidores deportistas, competidores en los negocios o en el trabajo.

– (Silvana) El amor que uno tiene o que piensa que posee, está relacionado con la baja autoestima. Volviendo a recomendaciones para salir de la envidia, es fundamental buscar el cariño de la familia, el apoyo de los seres queridos y aprender a reírse de uno mismo. Es difícil, pero hay que darse cuenta que uno tiene debilidades como las tenemos todos…

– (Ravinovich) Otro tema interesante, es poner prioridades en la vida y no fijarse en los logros del otro sino ponerme metas yo y tener mis propios logros. Debemos aprender a perdonarnos los defectos propios y valorar nuestras cualidades, porque muchas veces tenemos poca estima de nuestras cualidades…Tenemos un montón de complejos y frustraciones, cosas de las cuales estamos cautivos. Tenemos tendencias heredadas y cultivadas que nos llevan a complejos de todo tipo. Esto saben bien los profesionales de las conductas y las mentes, de que tenemos una dependencia, un condicionamiento enorme en relación a los complejos que nos pueden llevar a rechazar, a odiar y perturbarnos por los logros y realizaciones de otras personas.

– (Silvana) Para salir de la envidia, sería valorar a los demás. Una vez que uno se quiere a uno mismo puede empezar a querer a los demás.

– (Ravinovich) La felicidad se nutre en el respeto del ser humano. Cada persona es preciosa a los ojos de Dios. ¿Por qué las personas desde el príncipe hasta el mendigo no tenían vergüenza de acercarse a Jesús? Porque cada alma era preciosa ante sus ojos. Aceptar ésto sería el comienzo del secreto para sanarnos de esta enfermedad.

– (Silvana) Un comentario de un oyente: “Soy alguien que tiene amor, soy querido, tengo muchas cosas, pero siempre estoy mirando afuera, nunca me conformo ¿Cómo hago para salir de esto..?