Asaltaron y golpearon a una familia de Paraná Campaña

0
3

Momentos de terror fueron los que le tocó vivir a una familia de una zona rural de Paraná Campaña cuando una banda de ladrones ingresó a su vivienda, los maniataron y golpearon para llevarse varios elementos y algo de dinero. La Policía local se encuentra abocada a investigar el hecho, pero aún no hay sospechosos. Las víctimas habían realizado hace poco tiempo una transacción financiera por venta de hacienda.

El asalto comenzó a las 2.50 de ayer, cuando los delincuentes se hicieron presentes en la casa de la familia Zatti, ubicada en el kilómetro 23 de la ruta nacional Nº 18, en el distrito de Espinillo Norte. Eran tres hombres que estaban encapuchados y fuertemente armados. Bajo amenazas y violencia física redujeron al dueño de la finca, Sergio Zatti, y a su suegro. Los ataron y los golpearon fuertemente. Uno de ellos sufrió una fractura en su hombro, según trascendió, pero los médicos constataron que era de características leves y no debió ser internado. Además estaban en la casa otras dos integrantes de la familia.

Los ladrones buscaban dinero y otros elementos de valor, y finalmente se llevaron un auto marca Renault Clio gris, una escopeta, una computadora notebook, tres celulares y una suma de dinero cuyo monto las víctimas no han podido determinar aún, ya que se encontraban shockeados por la situación que pasaron. Pero según trascendió, se trataría de una suma escasa.

Tras huir en el vehículo sustraído, nada más se supo de los malhechores hasta el momento. Luego de liberarse de las ataduras, Zatti radicó la denuncia en la comisaría de La Picada, en cuya jurisdicción se sitúa la zona donde se produjo el hecho.

Desde esta dependencia policial se informó a UNO que intervinieron de inmediato y realizaron los procedimientos de rigor, tales como el levantamiento de pruebas, y tomaron declaración a las víctimas. Se hizo difícil la identificación de los ladrones, ya que estaban con la cara cubierta, pero de todos modos los uniformados se encuentran abocados a la investigación del delito con algunos datos. Aunque hasta las últimas horas de ayer las pistas eran escasas, se mantienen las expectativas para dar pasos importantes.

¿Otra banda organizada?

A fines de 2010 la División Investigaciones de la Policía de Entre Ríos junto a efectivos de la fuerza de la provincia de Santa Fe ejecutaron nueve órdenes de allanamiento en la zona sur y oeste de la ciudad de Rosario. En ellos se logró la detención de tres personas y el secuestro de vehículos, armas de fuego, proyectiles y elementos de electrónica entre otras cosas. Pero el supuesto cerebro de la banda, un sujeto conocido como Dany, se había logrado escapar y aún continúa prófugo.

La banda desbaratada se había especializado en asaltos comando contra familias de campo. Había participado en 2010 en media docena de atracos en la vecina provincia, y se la investigaba por al menos unos 10 casos en Entre Ríos. Entre estos últimos se destacan el robo en una casa quinta ubicada en el cruce de las rutas 18 y 12, en el Departamento Paraná, el 5 de mayo, donde se llevaron 30.000 pesos en efectivo, 100.000 pesos en alhajas y notebooks. Y el 11 de noviembre le tocó a un vecino de María Grande, a quien le llevaron dinero, un arma y otros elementos.

Pero según los elementos recabados por la Policía entrerriana sobre el último hecho en Espinillo Norte, no se trataría de la misma banda. Al respecto, el jefe de la División Robos y Hurtos, Marcos Schmunk, afirmó: “Descartamos de plano que se trate de la misma banda; por la forma que ingresaron, el modus operandi, el modo de pedir el dinero, son de acá. Los de Rosario se quedaban a comer, entraban a cara descubierta, y estos encapuchados”, por lo cual se puede presumir que los delincuentes eran conocidos de las víctimas. Además “fueron más violentos, los ataron con precintos, los golpearon, a uno de ellos casi lo tuvieron que internar”, dijo el comisario.

En relación al motivo del golpe, Schmunk sostuvo que “buscaban plata porque -las víctimas- habían hecho movimiento de dinero por una hacienda”, y los ladrones “tienen gente que les vendió la información”.

Algunas pistas orientan la investigación a posibles sospechosos de la zona de San Benito. Hasta las últimas horas de ayer, el auto robado no había aparecido, pero se espera que los ladrones lo abandonen en algún lugar, como generalmente ocurre.

Fuente: Uno

Comments

comments